Cada vez falta menos para el verano y el inicio de la temporada de piscinas. Por eso, en esta ocasión, hablamos de las aplicaciones del agua caliente sanitaria (ACS) que se genera mediante energía solar térmica: la aclimatación de piscinas.

La obtención de agua caliente sanitaria es una de las principales aplicaciones de la energía solar. Si esta tecnología se aplica para climatizar el agua de las piscinas, se obtiene una temporada de baño más ecológica y barata.

¿Cómo se obtiene agua caliente mediante energía solar?

Según se expone en la Guía sobre Eficiencia Energética en Instalaciones Deportivas publicada por Fenercom, la instalación de captadores aprovecha la radiación del sol para calentar un fluido (normalmente agua con anticongelante) que circula por su interior. El calor de este fluido se traspasa al agua final que llegará al usuario.

La producción de agua caliente sanitaria mediante energía solar debe completarse con la instalación de una caldera. Las instalaciones térmicas de energía solar se diseñan con el objetivo de cubrir un mínimo del 60% de la demanda energética anual. En los meses de mayor frío, con la energía del sol puede que no se alcance ni siquiera este mínimo, por lo que se cuenta con un sistema complementario de energía convencional para alcanzar el 100% de la demanda. En verano, por el contrario,  la energía solar podría llegar a alcanzar el 100% de cubrimiento. Esto hace de la energía solar una manera idónea para disponer de agua caliente, especialmente en los meses más cálidos del año.

Consideraciones a tener en cuenta según el tipo de piscina

No es lo mismo producir agua caliente mediante energía solar para una piscina cubierta que para una piscina situada en el exterior. A continuación exponemos algunos aspectos que hay que tener en cuenta según el tipo de piscina:

Piscinas descubiertas

  • El uso de colectores  para generar agua caliente gracias a la energía solar permite alargar el periodo de baño.
  • El Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE) prohíbe el calentamiento del agua de las piscinas descubiertas íntegramente con fuentes de energía no renovables, por lo que la energía solar es el complemento perfecto para generar agua caliente.
  • El disfrute de las piscinas descubiertas suele darse en los meses más cálidos del año, que cuentan con un número mayor de horas solares.
  • Respecto a lo anterior, al estar situadas en el exterior en verano no hay una diferencia térmica tan amplia como habría por ejemplo en invierno.

Piscinas cubiertas

  • Su uso se produce en una época de menor radiación solar.
  • El confort de las instalaciones no se verá afectado por la no presencia del sol pues la energía solar siempre funciona como apoyo a una fuente de energía convencional.
  • Al estar más protegida del exterior en una piscina cubierta la pérdida calorífica es menor.

La ley apuesta por la energía solar para generar agua caliente

En base al Código Técnico de la Edificación, tal y como expone IDAE en su Guía Práctica de la Energía, desde 2006 es obligatorio que en todos los edificios nuevos que se construyan o se rehabiliten se instalen captadores solares térmicos para la producción de agua caliente sanitaria y el calentamiento de piscinas. La energía solar funciona como complemento a la generación de energía mediante fuentes tradicionales. Esta medida permite reducir el consumo de energías contaminantes

El uso habitual de la energía solar térmica es la generación del agua caliente sanitaria (ACS) para el consumo residencial o industrial, pero también puede utilizarse como apoyo al sistema de calefacción en invierno y para la producción de frío en verano.

Sabías que…

Según el Informe Mercado 2016 – Energía Solar Térmica en España publicado por la Asociación Solar de la Industria Térmica (ASIT) durante el pasado año en nuestro país se han instalado un total de 149 MWth (212.190 M2), lo cual implica un descenso del 12% respecto del resultado obtenido por el mismo estudio en 2015. Estos resultados nos llevan a superar la cifra de 2,74 GWth en el acumulado de potencia instalada en nuestro país, con casi 4 Mill de M2 instalados y en operación en España.

Este retroceso detectado por ASIT en el mercado 2016 está directamente relacionado con el propio descenso de actividad registrada en los dos segmentos principales de nuestro mercado: la nueva vivienda construida y regulada a través del CTE y los Programas de Apoyo de las CC.AA.

El sector de la energía solar térmica facturó durante 2016 170 millones, dio trabajo de manera directa a 4.210 personas y fabricó 149.500 M2, de los cuales 63.500 M2 se instalaron en España y 86.000 M2 se exportaron.

Como hemos visto la energía solar es un potente recurso para general agua caliente y no solo en nuestros hogares, sino en instalaciones deportivas y de recreo como son las piscinas.