En los edificios de viviendas cada vez es más frecuente producir agua caliente con energía solar. Instalando un campo solar en la cubierta del edificio las comunidades de propietarios pueden obtener agua caliente sanitaria, e incluso, calefacción.

Se trata de una solución barata y sostenible, ya que no es necesario consumir combustible. Y cada vez está más presente en edificios de nueva construcción gracias a la obligatoriedad que establece en este sentido el Código Técnico de la Edificación.

Sin embargo, estas instalaciones no siempre funcionan a pleno rendimiento debido a una mala instalación o a un mantenimiento deficiente. Para evitarlo, ¿qué deben conocer las comunidades de propietarios?

Así funcionan las instalaciones que producen agua caliente con energía solar

Los captadores solares aprovechan la radiación solar para calentar un fluido (agua con anticongelante) que circula por su interior.

Esta energía en forma de agua caliente se intercambia, traspasándose al agua de consumo, la cual se acumula en un depósito hasta ser utilizada.

Las principales aplicaciones son calentamiento de agua, fundamentalmente el agua caliente por tubería de consumo en el sector residencial y los servicios, calentamiento de piscinas, calefacción, refrigeración (mediante la combinación de energía solar y máquinas de absorción), y usos industriales.

Si falla el campo solar, la comunidad puede no darse cuenta

La Asociación Solar de la Industria Térmica (ASIT) estima que, aproximadamente, uno de cada tres colectores solares térmicos instalados en España  no funciona por falta de mantenimiento o, en el peor de los casos, por una instalación deficiente.

Las comunidades de vecinos son grandes afectadas de esta situación y, en muchos casos,  no se dan cuenta de que su campo solar no funciona hasta que es demasiado tarde y toca hacer derramas para arreglar la instalación.

O cuando reciben la factura energética y esta es más elevada de lo habitual ya que, cuando la instalación solar térmica falla, se sigue produciendo agua caliente y calefacción gracias a la caldera, por lo que el gasto en combustible aumenta.

Y es un inconveniente ya que, cuando las instalaciones solares térmicas funcionan bien, los beneficios para los vecinos son inmensos. En Remica, por experiencia propia, hemos comprobado que en las instalaciones mejor diseñadas y optimizadas los rendimientos pueden ser superiores al 115%.

 

Lo “barato sale caro” si no se contrata un mantenimiento adecuado

Algunos de los fallos más comunes son que se produzcan fugas o, en época de frío, que no se haya echado anticongelante al circuito de energía solar térmica, por lo que termina reventando alguno de los paneles.

Para evitar este tipo de problemas, conviene contratar un servicio de mantenimiento con una empresa solvente, que garantice un adecuado mantenimiento del sistema solar térmico.

En caso contrario, el gasto será doble: la comunidad de propietarios no solo dejará de obtener energía gratuita del sol para producir agua caliente (y calefacción en algunos casos), sino que además la cuantía del arreglo puede ser elevada para poder poner en marcha de nuevo la instalación.

Un sistema de regulación y control es fundamental

Para detectar cualquier problema en la instalación solar térmica, antes de que se produzca una avería mayor, lo más recomendable es instalar un buen sistema de regulación y control, que mantenga todo el sistema permanentemente monitorizado.

En caso contrario, lo aconsejable sería realizar revisiones, al menos, cada quince días, aunque esto tiene un coste más elevado en comparación con la instalación de sistemas de regulación y control.

Además, en muchos casos, instalar sistemas de regulación y control llega a compensarse con los ahorros energéticos que se obtienen. Y es que, no hay que olvidar que cuanto mejor rendimiento tenga la instalación solar térmica, menos combustible se consumirá.

Conviene apostar por la gestión energética

Si, además de un mantenimiento adecuado, se contrata un servicio de gestión energética, que optimice el funcionamiento del conjunto de la instalación térmica que produce agua caliente con energía solar, los beneficios energéticos y económicos se multiplican.

¿Quieres realizar una auditoría para conocer la situación de la instalación solar térmica del edificio? ¿Te gustaría beneficiarte del confort y el ahorro de realizar una gestión energética? Contacta con nuestros consultores energéticos a través de este formulario o mediante el email remica@remica.es