Se puede ahorrar energía en las zonas comunes de comunidades de propietarios llevando a cabo actuaciones de ahorro y eficiencia energética que afecten a aspectos como la renovación de las instalaciones de alumbrado exterior e interior, o a la mejora energética de los ascensores. Sin embargo, no son los únicos gestos a llevar a cabo.

En este artículo te ofrecemos algunas ideas que pueden ayudar ahorrar energía en comunidades de vecinos que deseen mejorar la eficiencia en las zonas comunes.

 

Es importante una buena concienciación

El primer paso para ahorrar energía en comunidades de vecinos es concienciar a las personas que forman parte de ella. No es una tarea sencilla ya que en un mismo edificio suelen convivir personas de mentalidades y costumbres muy diferentes. Incluso, algunas costumbres se encuentran tan arraigadas que ni siquiera se es consciente de que se adoptan unos u otros hábitos.

Sin embargo, es fundamental que las personas y familias comprendan que la manera en la que utilizan día a día las instalaciones comunes tiene una repercusión directa sobre el gasto energético de su comunidad.

Desde organismos como la Agencia Andaluza de la Energía recomiendan adoptar “sencillos gestos como evitar el uso abusivo del ascensor o apagar las luces cuando no son necesarias, ya que ahorran energía y dinero, sin coste alguno”.

 

Hay que gestionar bien los servicios comunes

En las zonas comunes de la comunidad, lo barato puede salir caro si se compran equipos a bajo coste pero que consumen mucha energía. Utilizando equipos de alta eficiencia se puede ahorrar energía en comunidades de propietarios y, con el tiempo, la inversión se amortiza al disminuir el importe de la factura energética.

¿A qué tipo de equipos de ‘alta eficiencia’ nos referimos? Lámparas de bajo consumo, detectores de presencia, dispositivos mediante los cuales acuda un solo ascensor a la llamada de un vecino…

Un correcto aislamiento térmico

Que un edificio disponga de un buen aislamiento térmico es fundamental ya que impide que pase el calor en ambos sentidos (del interior al exterior y viceversa). De ese modo se evita que en invierno se escape el calor al exterior y que en verano entre calor en la vivienda.

Además de importantes ahorros energéticos que podrían ascender al 50% de la factura energética, un buen aislamiento térmico también se nota porque supone una mejora en el nivel de confort de los  usuarios del edificio tanto en invierno como en verano.

Mejorar en eficiencia energética

En numerosos artículos hemos hablado de la importancia de disponer una instalación de calefacción y climatización energéticamente eficiente. Frente a las instalaciones individuales, las centralizadas, con una caldera común que ofrece servicio de calefacción a varias viviendas, son habitualmente energéticamente más eficientes.

Actualmente existen en nuestro país muchas instalaciones térmicas obsoletas en edificios de viviendas. Los expertos de Remica Servicios Energéticos recomiendan no esperar hasta el final de la vida útil de estas instalaciones ya que puede ser que el gasto energético sea excesivo. En nuestra experiencia en la renovación y optimización energética de instalaciones, conocemos miles de casos de éxito en los que no solo se ha reducido la factura energética de las comunidades de vecinos, sino que además se ha disminuido de manera significativa las emisiones de dióxido de carbono. Algunos de estos casos de éxito pueden consultarse en la sección de proyectos de nuestra web.

Frente a los combustibles fósiles como el carbón y el gasoil, el gas natural es energéticamente eficiente. Si además se incorpora un sistema de energía térmica para captar la radiación solar y producir agua caliente, la eficiencia energética de la instalación se multiplica.

Otra alternativa es instalar biomasa para generar calefacción y agua caliente. El ahorro frente a fuentes de energía como el carbón y el gasóil es significativo, y puede alcanzar niveles mayores en función del tipo de biomasa y el combustible fósil al que sustituyen.

Ha sido el caso de un edificio de viviendas cercano a la fuente del Parque de Abelardo Sánchez de Albacete. En esta comunidad se ha logrado aumentar la eficiencia energética de los sistemas de calefacción y agua caliente sanitaria (ACS) al cambiar las antiguas calderas de gasóleo por calderas de biomasa. Remica Servicios Energéticos ha sido la empresa encargadade renovar la sala de calderas; una mejora con la que se estima que los vecinos lograrán ahorrar alrededor de un 40% en su factura energética, al tiempo que se reducirán las emisiones de gases contaminantes generadas por la instalación.