“Los últimos cinco años han sido los más cálidos a nivel global desde que hay registros y la concentración de CO2 en la atmósfera alcanzó un récord histórico”. Esta frase de Antonio Guterres, secretario general de las Naciones Unidas, ha sido una de las más difundidas durante la pasada Cumbre del Clima, COP 25, celebrada el pasado mes de diciembre en Madrid.

En Remica somos conscientes de esta realidad. Por eso, llevamos trabajando durante varias décadas por lograr instalaciones de calefacción y climatización eficientes y sostenibles.

Gracias al aumento de la eficiencia energética de nuestras instalaciones logramos un ahorro medio de 138 toneladas de CO2 por instalación. ¡Así lo hacemos!

 

Auditoría energética

Ninguna instalación térmica es totalmente igual a otra. Por eso, antes de aplicar alguna medida de mejora, además de su configuración técnica, resulta fundamental conocer los usos que se harán de ella, así como las necesidades de sus ocupantes.

Por ello, la mejor manera de comenzar es realizar un análisis detallado de cada instalación.

En Remica, nuestros consultores energéticos realizan una auditoría para cada cliente, de manera totalmente gratuita, antes de proponer cualquier solución.

 

Aplicamos las medidas de ahorro y eficiencia personalizadas

Tras la auditoría energética, se ponen en marcha las Pre-Medidas de Ahorro Energético (Pre-MAEs ): si no existe, hay que implantar un sistema de medición y contabilidad energética que permita estimar cuál es el ahorro potencial de cada instalación.

Será después cuando se pongan en marcha las Medidas de Ahorro Energético que más favorecen a esa instalación en cuestión.

El objetivo de cualquier mejora es obtener ahorros energéticos a coste cero. Es decir,  que los ahorros obtenidos con las mejoras compensen económicamente la inversión que se ha realizado. Esto conlleva además un ahorro de emisiones de dióxido de carbono.

 

Gestión energética

De nada sirve tener los mejores equipos si no se logra sacar el máximo partido al funcionamiento de las instalaciones térmicas.

Por eso, se recomienda ir más allá del mantenimiento tradicional y contratar un servicio de gestión energética.

¿Cuál es la diferencia? Con un servicio de mantenimiento se garantiza la seguridad y buen funcionamiento de la instalación, es decir, que los usuarios no se quedarán sin servicio de calefacción o climatización.

Sin embargo,  con un servicio de mantenimiento ‘tradicional’ no se comprueba si, para ofrecer climatización, las instalaciones están consumiendo más energía de lo que deberían.

¡Esto no solo es un riesgo para el bolsillo del consumidor, sino también una amenaza ambiental, ya que a más consumo energético, más emisiones de CO2, causantes de los gases de efecto invernadero!

Esto no sucede con la gestión energética, un servicio que se encarga de optimizar el rendimiento de las instalaciones.

Sin gestión energética el riesgo de que la instalación consuma más de lo que debe lo asumen los propietarios. En cambio, con una empresa encargada de la gestión energética es esta quien asume el coste económico si hay un funcionamiento poco eficiente de las instalaciones.

 

Certificamos los ahorros y las emisiones de CO2

Remica es una empresa de servicios energéticos pionera en España. Somos los primeros en garantizar por contrato el ahorro que se obtiene y en certificar los ahorros conseguidos.

En las instalaciones que gestionamos, los ahorros tanto energéticos como de emisiones de dióxido de carbono se certifican por la entidad independiente TÜV Rheinland.

Para emitir estos certificados, TÜV Rheinland se guía por el protocolo internacional de medida y verificación IPMVP (International Performance Measuring and Verification Protocol) de la entidad certificadora EVO (Efficient Valuation Organization).

 

Sostenibles, también en nuestras instalaciones

Lo que ofrecemos a nuestros clientes ¡también lo aplicamos a nuestras propias sedes!

  • Entre nuestras certificaciones de calidad contamos con la certificación de Gestión Energética ISO 50001, que establece los requisitos que debe poseer un Sistema de Gestión Energética, con el fin de realizar mejoras continuas y sistemáticas del desempeño energético de las organizaciones.

 

  • Utilizamos energía 100 % renovable para evitar la emisión de gases contaminantes a la atmósfera. Esta medida se une a otras ya implantadas, como son el cambio del sistema de climatización o un sistema de iluminación inteligente con tecnología LED.

 

  • Contamos con una flota de vehículos sostenibles. La compañía emprendió en 2013 un proyecto de movilidad sostenible, a través del cual se han ido incorporando más de 30 automóviles eléctricos, que suponen casi el 20% de su flota de vehículos. Este hecho ha implicado la reducción de un 38,55% de emisiones de dióxido de carbono y de un 20% de costes de desplazamiento. Continuando con nuestro compromiso con el medio ambiente, desde 2018 se han incorporado 31 automóviles de combustible GNC (gas natural comprimido), con cero emisiones NOx.

 

  • Oficina sin papeles. Cada vez estamos más cerca de lograr nuestro objetivo de eliminar completamente el papel de nuestros procesos de trabajo. ¡Aproximadamente 60 árboles son talados por cada millón de hojas que se imprimen!

 

¿Quieres conocernos mejor?

Visita nuestra web www.remica.es.  Y si deseas ponerte en contacto con nosotros, llámanos al teléfono 91 396 03 00.