Las calderas de condensación han llegado para quedarse. Son calderas energéticamente más eficientes y desde diversas instituciones públicas han puesto en marcha programas para incentivar a los usuarios a que sustituyan sus antiguas calderas por otras que utilicen esta tecnología. ¿Cuál es el motivo?

 ¿Qué son las calderas de condensación?

Las calderas de condensación son altamente eficientes ya que su tecnología permite aprovechar el calor de condensación del agua de los humos. Así pueden lograr un rendimiento energético hasta un 30% superior respecto a las calderas tradicionales.

Tal y como explican en la Guía básica de calderas de condensación editada por Fenercom, “las mayores pérdidas energéticas de las calderas son las pérdidas de calor sensible por los humos (ghs) que son directamente proporcionales a la temperatura de estos, luego, si la condensación reduce la temperatura de los humos, está también reduciendo de manera muy notoria estas pérdidas, incrementando el rendimiento estacional de las calderas”.

En resumen, las calderas de condensación destacan por ser calderas de muy bajo consumo y, por eso mismo, respetuosas con el medio ambiente, ya que a menos combustible consumido, menos emisiones de gases contaminantes a la atmósfera.

Además, la inversión  que se realiza al adquirir estas calderas se compensa con los ahorros energéticos que logran. Aunque el precio de adquisición de una caldera de condensación pueda ser algo más elevado, lo cierto es que los ahorros energéticos que se logran tras su instalación compensan la inversión realizada.

Además, hay que tener en cuenta que el servicio de mantenimiento es fundamental y asegura una buena marcha de la caldera. En el caso de las calderas comunitarias, según la normativa vigente, es obligatorio que el propietario de la instalación contrate un mantenimiento preventivo y correctivo.

 

Beneficios de las calderas de condensación

En edificios residenciales con sala de calderas comunitaria, las calderas de condensación pueden dar servicio a decenas –o, incluso, a centenas-de viviendas y proporcionar grandes beneficios: menos consumo energético y menos emisiones de gases contaminantes a la atmósfera, sin que ello suponga una merma en el confort de las personas.

En países europeos como Alemania, Reino Unido u Holanda las calderas de condensación tienen una importante presencia. En nuestro país se va avanzando, pero todavía queda mucho que hacer: en el año 2007, el porcentaje de calderas de condensación sobre el volumen de ventas sólo alcanzó el 1%.

 

Experiencias reales

En Remica Servicios Energéticos llevamos más de tres décadas de experiencia en el sector de las instalaciones térmicas. Ofrecemos un servicio integral, que incluye desde el diseño hasta la ejecución, mantenimiento y gestión energética de las instalaciones.

Contamos con una amplia experiencia en proyectos de renovación de salas de calderas comunitarias, en las que los propietarios decidieron a instalar calderas de condensación.

En un edificio residencial de 195 viviendas, divididas en varios bloques, de Madrid, llevamos a cabo la renovación completa de la central térmica, cambiando el combustible de gasóleo a gas natural.

En dicha actuación debimos sustituir calderas, depósitos, bombas de agua caliente sanitaria y calefacción, intercambiador de placas y todo lo concerniente a la regulación. A cambio, se  instalaron dos calderas de condensación nuevas de alto rendimiento, cada una de las cuales puede alcanzar un rendimiento instantáneo de hasta el 109%.

Con el objetivo de minimizar las pérdidas térmicas, en este proyecto también se llevó a cabo el aislamiento de las bombas y de los depósitos de acumulación de agua caliente sanitaria, que se hizo a un nivel superior de lo exigido por la normativa.

Además, dado que la sala de calderas ofrece servicio de calefacción a varios bloques de viviendas, se decidió independizar los circuitos de calefacción, de forma que cada bloque pudiera regular de forma individual los horarios de su circuito de calefacción.

Los ahorros que se logran en este tipo de instalaciones son palpables. Las comunidades de propietarios con sistema de calefacción central que renuevan sus viejas calderas por calderas de condensación e individualizan su sistema de calefacción logran, de media, ahorros energéticos anuales superiores al 40%. Así se desprende de un informe realizado por Remica Servicios Energéticos, elaborado con datos obtenidos por la entidad certificadora TÜV Rheinland durante las dos últimas temporadas de calefacción (2013/14 y 2014/15).

¿Quieres mejorar el ahorro y la eficiencia energética de tu edificio de viviendas? Contacta con Remica Servicios Energéticos y uno de nuestros consultores se pondrá en contacto contigo para estudiar tu caso y ofrecerte una solución personalizada. Teléfono 91 396 03 00 /email: remica@remica.es ¡Llámanos!