La Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR) ha entregado a Remica el Certificado de Marca N de Servicio de medición y reparto de consumos en instalaciones con sistemas centralizados de calefacción y agua caliente sanitaria (ACS).

¿Por qué es importante que Remica haya obtenido el Certificado de Marca N?

Este reconocimiento es importante porque acredita la calidad de los equipos de medición, su correcta instalación por parte de personal cualificado y el rigor en la lectura de datos y en el reparto de costes de calefacción y agua caliente sanitaria en instalaciones con sistemas centralizados de calefacción en las comunidades de propietarios.

De esta forma, cada usuario regulará el uso de su calefacción individualmente y pagará proporcionalmente a su consumo real.

¿Qué condiciones cumplen las empresas con Certificado de Marca N?

Entre otras exigencias, esta certificación establece que las empresas de reparto de costes deben cumplir con los siguientes requisitos:

  • Equipos de calidad contrastada (repartidores de costes, contadores de energía, válvulas con cabezal termostático y contadores de agua caliente sanitaria).
  • Instalación realizada por personal cualificado.
  • Oferta transparente del servicio.
  • Reparto de costes con criterios establecidos previamente y aceptados por la comunidad de propietarios.
  • Liquidación de costes, de acuerdo a lo fijado en la Directiva de Eficiencia Energética 2012/27/UE, con detalle pormenorizado de los conceptos facturados.
  • Departamento de atención al cliente dimensionado adecuadamente, donde se atenderán de forma continua y ágil las reclamaciones y consultas de los prestatarios del servicio.
  • Suscripción de un seguro de responsabilidad civil de al menos 100.000 euros.
  • Disponer de un Sistema de Gestión de la Calidad, basado en la Norma ISO 9001.

Este esquema de evaluación se recoge en el Reglamento Particular B75.01 de AENOR.

El alcance de la certificación incluye viviendas, oficinas, negocios o instalaciones industriales en las cuales el calor se proporciona con un sistema de calefacción o agua caliente sanitaria central común o por una conexión de calefacción o agua caliente sanitaria común al distrito.

¿A qué controles se someten las empresas para recibir esta certificación?

Para obtener esta certificación, Remica ha superado con éxito un proceso que ha incluido el control documental de los equipos de medición empleados por la empresa; una auditoría del servicio en las oficinas de la empresa, así como una inspección en viviendas de comunidades donde se han instalado los equipos de reparto.

Sobre la individualización de consumos de calefacción central

Aunque el reparto de costes del consumo de calefacción central es obligatorio en viviendas de nueva construcción,  todavía existen muchos edificios residenciales en nuestro país, de una cierta antigüedad, con una instalación de calefacción que no dispone de un sistema para repartir el gasto en función del consumo realizado en cada vivienda.

Para ello, es necesario instalar dispositivos que permitan realizar una medición individualizada del consumo. En el caso de las instalaciones de calefacción central con sistema de distribución en columna, esta contabilización se realiza mediante repartidores de costes instalados en cada radiador.

Según se desprende del Estudio sobre ahorros derivados de la contabilización individual de calefacción en España, realizado por la Universidad de Alcalá para AERCCA (Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción), la instalación de repartidores de costes de calefacción y válvulas termostáticas permite ahorrar una media de 24,7% de consumo de calefacción en las viviendas de edificios con instalaciones centralizadas.