Recogemos en el blog oficial de Remica opiniones de clientes que han probado ya las ventajas de pasarse a la factura electrónica.

Una de estos usuarios es Odelix Peinado, quien reside en una comunidad que disfruta del servicio GICA de calefacción de Remica. En este tipo de viviendas, cuentan con una instalación de calefacción y agua caliente sanitaria centralizada, cada vecino posee contadores individuales en sus viviendas y, en consecuencia, recibe facturas personalizadas.

Odelix optó casi desde el primer momento por solicitar la factura electrónica y se muestra encantada con el resultado. “Las facturas me llegan directamente al correo electrónico, por lo que no se extravían ni se me pueden traspapelar con otras; las tengo ubicadas rápidamente”, explica. En su opinión, la factura electrónica es más práctica que aquellas que se reciben por correo ya que “te expones a que  no te lleguen, se pierdan, o las tires sin darte cuenta”.

Como empresa de servicios energéticos, en Remica opinamos que es importante apostar por este método por comodidad de los clientes y también por respeto al medio ambiente.  Según datos de la empresa Tungsten, casi trece millones de árboles podrían salvarse en Europa si las facturas se enviasen por medios electrónicos.

¿Qué ventajas tiene la factura electrónica?

En Remica, opiniones de todos los tipos nos han llegado sobre las ventajas de la factura electrónica. Estas son las más destacables:

  • Es segura y confidencial. La e-factura incorpora una firma electrónica que garantiza la seguridad a la hora de emitirse y de enviarse. Eso significa que solo el titular –y las personas que él autorice – podrá ver el contenido de su factura.
  • Se genera en tiempo real. Al enviarse por correo electrónico llega al usuario inmediatamente.
  • Sin intermediarios. Remica envía la factura a tu correo electrónico, sin intermediarios. Es imposible que se extravíe y la tendrás al momento.
  • Es más fácil acceder a la información. En ocasiones, las facturas en papel se acumulan y pueden llegar a extraviarse. La factura electrónica, en cambio, puede archivarse en dispositivos como ordenadores y discos duros, por lo que se agiliza el acceso a la información.

La factura electrónica de Remica es, además, reversible. Es decir, que te puedes dar de baja en cualquier momento, sin coste ni penalización alguna. Además, siempre podrás solicitar una copia en papel, sin que tengas que darte de baja.

 ¿Tiene algún inconveniente?

Para que la factura electrónica sea válida, debe cumplir los mismos requisitos imprescindibles que el resto de facturas: es necesario que sea ‘legible’, debe garantizar la autenticidad de su origen y tiene que asegurar que, una vez emitida, no ha sido modificada.

Sin embargo, algunos usuarios se muestran recelosos porque piensan que las facturas emitidas a través de medios electrónicos no ofrecen la misma seguridad que las de papel y se preguntan si no es posible que algún ciberdelincuente malintencionado pueda modificarlas.

Lo cierto es que, en general, estos miedos son infundados. Según recoge el Ministerio de Industria a través de su web, existen diversas formas de garantizar la autenticidad e integridad de las facturas electrónicas: firma electrónica avanzada, intercambio electrónico de datos de EDI, controles de gestión…

Todavía queda mucho por hacer…

Como empresa de servicios energéticos, dedicada a la eficiencia y la sostenibilidad, en Remica consideramos que es importante incentivar la facturación electrónica con un doble objetivo: por un lado, reducir significativamente el uso de papel y, por otro, mejorar el servicio que brindamos a nuestros clientes.

Para las pequeñas y medianas empresas (pymes) supone además un cambio en la manera en la que hasta ahora venían realizando su facturación, lo que puede resultar un obstáculo, especialmente si el cambio de modelo les supone tener que realizar una inversión económica. Teniendo en cuenta que las pymes representan el segmento más importante de la economía española, su transición hacia la facturación electrónica es fundamental para lograr que este modelo triunfe.

Pasos, desde luego, se están dando para facilitar que la transición sea lo más sencilla posible y, aunque queda todavía un camino por recorrer, los datos invitan a ser optimistas. Según un estudio, en 2014 la factura electrónica aumentó un 16,6% en España, especialmente en Madrid y Cataluña.

¿Quiere más información sobre la factura electrónica? Visite nuestra web corporativa www.remica.es y el blog www.remicaaatencionalcliente.es