Cuando llega el verano, se encienden los sistemas de climatización y aire acondicionado, lo que suele incrementar la factura energética de los hogares y negocios.

Si quieres saber cómo ahorrar en la factura de luz este verano ¡sigue leyendo!

 

Trucos y consejos para hacer pequeños arreglos

Lo mejor para que la temperatura de la vivienda no suba en exceso es evitar que entre la luz y el calor.

Lograrlo, muchas veces depende de hacer pequeñas mejoras y arreglos, como colocar cortinas opacas, estores y/o toldos, que cubran las ventanas durante las horas en las que más calienta el sol.

También conviene usar burletes o silicona para tapar juntas en puertas y ventanas, para evitar la entrada de aire. Estas filtraciones se pueden detectar fácilmente en un día de viento, acercando una vela encendida. Si la llama oscila, será necesario cubrir ese punto para evitar que entre el calor.

 

Ventilador: ¿cómo ayuda a ahorrar en la factura de la luz?

Instalar ventiladores en el techo o usar ventiladores auxiliares también puede contribuir a ahorrar en la factura de la luz ya que el consumo eléctrico de estos dispositivos suele ser menor que el de los equipos de aire acondicionado.

Su  funcionamiento es simple: mueven el aire de una habitación. De ese modo, la sensación de calor puede disminuir hasta cinco grados.

 

Trucos para reducir el consumo de aire acondicionado

Si es necesario utilizar el aire acondicionado, estas recomendaciones harán que gastes la mínima energía posible para alcanzar el confort que deseas:

  • Sustituye los sistemas de aire acondicionado estropeados u obsoletos por otros energéticamente eficientes. Cuanto mayor sea el ahorro energético, más probable que se amortice a medio plazo la inversión realizada.
etiqueta energética aire acondicionado

Imagen: Etiqueta energética de aparatos de aire acondicionado. Fuente: OCU

 

  • ¡No te olvides de realizar de manera regular tareas de limpieza y mantenimiento! Los filtros del aire acondicionado deben limpiarse al menos tres veces al año para evitar disfunciones y averías.
  • Durante el día, regular la temperatura del aire acondicionado en torno a los 26 grados centígrados. Bajar mucho la temperatura para luego subirla no hará que se refresque antes una habitación, pero sí supondrá un importante consumo energético.
  • Se recomienda que la diferencia térmica entre el interior y el exterior de la vivienda no supere los doce grados centígrados, para evitar problemas de salud.
  • Apaga los equipos que se encuentren en habitaciones vacías, o cuando te ausentes de tu casa o negocio. Si no hay nadie para disfrutar de los beneficios del  sistema de climatización o aire acondicionado, ¿por qué desperdiciar energía?
  • Para ventilar sin que el calor se cuele en las habitaciones, evita abrir las ventanas en centrales del día, las más calurosas, ya que eso hará que la temperatura interior aumente.

 

 

 

¡No te olvides de comprobar que has contratado la tarifa eléctrica que más te compensa!

¿La potencia que has contratado se ajusta a tus necesidades? ¿Consumes electricidad a unas horas concretas y no has contratado una tarifa de discriminación horaria?

Infórmate y compara los servicios que ofrecen las diferentes compañías comercializadoras que dan servicio en tu región.

Y si no sabes qué tarifa escoger, contacta con nosotros y el equipo de Remica Comercializadora te asesorará para que elijas la tarifa que más te compensa.