Las fuentes de energía renovables son aquellas que, tras ser utilizadas, se pueden regenerar, ya que aprovechan recursos naturales, por lo que también se las conoce como energías limpias.

Son consideradas energías renovables la energía mareomotriz (mareas), la energía hidráulica (embalses), la energía eólica (viento), la energía solar y la energía de la biomasa (vegetación).

No es una utopía utilizar la naturaleza para generar energía. Muy por el contrario, gran parte de la electricidad que consumimos procede de fuentes de energía renovables. Según Red Eléctrica de España, las fuentes de energías limpias aportaron en 2015 el 37,4% de la producción eléctrica total en el área peninsular.

¿Por qué es importante impulsar las fuentes de energía renovables en nuestro mix energético? La respuesta general es que contribuyen a generar electricidad de manera más limpia y económica, algo que también tiene muchos efectos positivos en la vida de las personas.

 

Contribuyen a que el aire que respiras sea más sano

En grandes ciudades de nuestro país, especialmente en temporadas en las que las lluvias son escasas, se puede apreciar a simple vista una boina de contaminación. Es el síntoma más visible de la polución ambiental, especialmente en grandes núcleos urbanos, compuestos por miles de edificios y vehículos, que necesitan ingentes cantidades de energía para poder satisfacer las necesidades de sus habitantes.

Las fuentes de energía renovables no producen emisiones de gases contaminantes a la atmósfera, lo que contribuye a combatir el llamado efecto invernadero. En nuestro día a día existen múltiples sistemas que aprovechan las fuentes de energía renovables para producir energía, por ejemplo, paneles solares térmicos para producir agua caliente en las viviendas. O paneles solares fotovoltaicos para iluminar ciertas señales de tráfico que así lo requieren. Estos pequeños gestos, en conjunto, generan importantes beneficios para el medio ambiente.

 

Hacen que la región en la que vives sea un lugar más limpio

Los residuos son uno de los grandes problemas de las sociedades avanzadas. Tienen un gran impacto en el medio ambiente y también en la salud de las personas. También el sector energético genera residuos.

Según datos del EUSTAT, en el conjunto de la Unión Europea, los residuos generados por el sector energético suponen alrededor del 3,8%, una cifra que podría disminuir si se utilizasen más energías renovables.

Hay que tener en cuenta que no se trata solo de lo elevado que pueda ser este volumen de residuos, sino del impacto que puede generar una mala gestión. Así, por ejemplo, los residuos generados por la energía nuclear  son especialmente peligrosos para la vida humana, vegetal y animal, y sus niveles radiactivos tardan cientos de años en desaparecer.

 

Disminuyen la elevada dependencia energética exterior de nuestro país

España cuenta con una alta dependencia energética exterior (nuestro país importa más del 70% de la energía final que consume). Eso no solo significa que para disfrutar de energía en nuestras viviendas, transporte o lugares de trabajo dependamos de otros países, sino que además supone un gran gasto económico para España.

Las fuentes de energía renovable, por el contrario, contribuyen a disminuir esta dependencia energética del exterior (ya que se produce a partir de recursos autóctonos) y el coste que se paga por la misma.

Muchas viviendas ya  ‘fabrican’ su propia energía ‘in situ’ gracias a tecnologías como paneles solares para producir agua caliente sanitaria y electricidad. Otras, son capaces de producir calefacción aprovechando el aire (aerotermia) o el calor de la corteza terrestre (geotermia).

 

Impulsan la economía de tu región

Frente a una economía más globalizada, en la que muchos de los productos o servicios que consumimos se producen en otros lugares del mundo, donde los costes de producción son más bajos, el aprovechamiento de fuentes de energía renovables contribuyen a impulsar las economías regionales de los lugares a los que abastecen.

Por su naturaleza, las energías renovables se basan en aprovechar recursos energéticos autóctonos, por lo que activan el desarrollo económico de estas zonas. También proporcionan energía a un menor coste, lo que aumenta la competitividad de las empresas lo que, al final, es positivo para las compañías.

Estos son algunas de las cosas que las energías renovables hacen por ti. Sin embargo, todavía quedan muchos retos para que su implantación continúe incrementándose. Por ejemplo, para aprovechar las fuentes de energía renovables a gran escala es necesario disponer de grandes dimensiones de terreno. Además, no siempre se obtiene la misma energía con ellos (se depende del viento, o de las radiaciones solares), por lo que a menudo tienen que ser complementadas con otras fuentes de energía.