Evitar el derroche energético en las empresas es importante, no solo por razones medioambientales, sino también porque reducir la factura energética repercute de manera positiva en la productividad de las compañías.

 

¿Cómo lograr oficinas eficientes?

El aislamiento del edificio, las instalaciones térmicas y de iluminación, los ascensores o los hábitos de trabajo de los empleados son aspectos que deberían analizar aquellas compañías que decidan apostar por disponer de oficinas eficientes.

 

Es fundamental mejorar el aislamiento térmico del edificio

Un edificio mal aislado permite que se filtre el aire frío en invierno y el cálido en verano, por lo que se realiza un mayor gasto en calefacción y aire acondicionado para mantener la temperatura de confort interior adecuada. ¿Cómo evitar este derroche energético?

  • El nivel del aislamiento térmico de un edificio depende de tres factores: la fachada (muros interiores y exteriores), cubierta (tejados) y carpintería (cristales, marcos y persianas).
  • Existen tres técnicas para mejorar el aislamiento térmico de la fachada: colocar material aislante en la fachada exterior (sistema SATE), inyectar material aislante en las cámaras de aire de los muros del edificio o mejorar el aislamiento de los muros interiores.
  • En cuanto a las ventanas, hay que tener en cuenta que, a más tamaño, mayor es la posibilidad de que se filtre aire exterior. De hecho, uno de los puntos más débiles desde el punto de vista del aislamiento térmico suele ser el acristalamiento. Por eso, se recomienda instalar ventanas de doble acristalamiento y revisar las carpinterías para verificar que no permiten la entrada de aire exterior.

Se estima que, mejorando el aislamiento del edificio se puede ahorrar entre el 25%-35% de las necesidades de calefacción y refrigeración.

 

Optimizar las instalaciones térmicas: climatización y agua caliente sanitaria

Se calcula que el mayor gasto energético en las oficinas se debe a los sistemas de calefacción (30%) y refrigeración (25%).

  • Frente a los sistemas individuales, los sistemas centralizados colectivos son los más rentables desde el punto de vista energético y económico.
  • ¡El nivel de aislamiento influye en el gasto de calefacción y aire acondicionado! Las oficinas eficientes con un buen nivel de aislamiento y un sistema de ventilación presentan necesidades de refrigeración muy pequeñas o prácticamente nulas.

 

Elegir una iluminación eficiente

Junto a la climatización, la iluminación es otro de los aspectos que más energía consume en los edificios de oficinas, por lo que cualquier medida que contribuya a mejorar la eficiencia energética en esta área será fundamental.

¿Qué aspectos influyen en que se realice un consumo energético adecuado en iluminación?

  • Que los componentes como bombillas, luminarias y equipos auxiliares sean energéticamente eficientes.
  • Que existan sistemas de regulación y control que permitan optimizar el consumo energético en iluminación.
  • Que el diseño del espacio haya tenido en cuenta el aprovechamiento de la luz natural (lo que reduce la demanda de iluminación artificial).
  • Que se realice un correcto mantenimiento y limpieza de los equipos, con lo que se evita que el nivel de iluminación sea inferior al deseado.

 

Ascensores

El ascensor es otro de los grandes consumidores de energía. Además, también se precisa dedicar a ellos recursos económicos para reparar de averías y mantener los equipos.

Es posible conseguir ahorros energéticos significativos si se promueven hábitos de uso racional de los ascensores, una medida que debe complementarse con la  inclusión de equipamiento y mejoras técnicas que optimicen la eficiencia energética de los ascensores.

 

Energías Renovables

Aprovechar la luz del Sol para generar energía no solo es posible, sino que también es obligatorio. Según el Código Técnico de la Edificación, los nuevos edificios, así como los viejos edificios que vayan a sufrir una rehabilitación debe contemplar la inclusión de un sistema que permita aprovechar la energía solar para producir agua caliente sanitaria (ACS).

También exige que se incorporen sistemas solares fotovoltaicos destinados para uso propio o conectados a la red en determinados edificios de nueva construcción o que se rehabiliten, en función de su uso y volumen (en edificios administrativos o de oficinas, por ejemplo, a partir de 4.000 m2 construidos).

 

La colaboración de todos es importante

La colaboración de todas las personas que trabajan en el edificio también es importante para lograr oficinas eficientes. Ofrecer campañas de información, educación y sensibilización es  una herramienta de vital importancia para garantizar que las medidas de eficiencia energética que se van a implantar tienen en efecto deseado.

 

¿Quieres lograr que tu oficina sea más eficiente? ¡Contacta con los expertos en eficiencia energética de Remica! Teléfono 91 396 03 00. Email remica@remica.es

 

Fuentes: Officinaseficientes.es, Fundación Mapfre, Fenercom