¿Cómo es posible que una energía renovable que pueda aprovechar el calor de la tierra para generar energía? La geotermia es la respuesta.

Aunque quizá sea la energía renovable más desconocida para el público general –muchas personas aún no conocen aún qué es la geotermia ni sus ventajas– lo cierto es que la humanidad lleva aprovechando el potencial de generación de energía de la tierra durante miles de años (pensemos por ejemplo en las aguas termales naturales que ya se usaban en tiempos del Imperio Romano).  Y es que esta energía renovable se encuentra almacenada bajo la superficie terrestre en forma de calor y ligada a volcanes, aguas termales, fumarolas y géiseres.

 

¿Qué es la geotermia?

Según la definición recogida por el Consejo Europeo de Energía, a la pregunta ¿qué es la geotermia? se podría responder diciendo que se trata de “energía almacenada en forma de calor por debajo de la superficie de la tierra”.

Se considera una energía renovable y limpia, ya que no es necesario quemar combustible para poder beneficiarse de ella. El calor que proporciona es ilimitado y, además, es una energía eficiente ya que la temperatura del subsuelo es muy estable, lo que permite obtener rendimientos energéticos elevados.

Pero, ¿qué es lo que se puede obtener de la geotermia? En el sector residencial, por ejemplo, la geotermia de baja temperatura mediante bomba de calor permite obtener calefacción y refrigeración. En cambio, la energía geotérmica para la producción de energía eléctrica se origina en yacimientos de alta temperatura (superiores a 100-150 grados centígrados).

Aunque podría considerarse que la geotermia es una de las grandes desconocidas dentro de las energías renovables de nuestro país, lo cierto es que se lleva utilizando desde hace tiempo en otras naciones. Parece ser que los suecos fueron los primeros europeos en ver el potencial de la energía geotérmica durante la crisis del petróleo de la década de los setenta y, actualmente, en países industrializados como Estados Unidos, Alemania, Japón o Francia, la geotermia es conocida y se utiliza desde hace años.

 

Energía renovable que aprovecha el calor terrestre

Como explicábamos en el apartado anterior, la geotermia aprovecha la energía calorífica que la Tierra transmite desde sus capas internas hacia la parte más externa de la corteza terrestre.

Considerando toda la superficie de la Tierra, la potencia geotérmica total que nos llega desde el interior es de 4,2 x 1012 J. Se trata de una cantidad inmensa de energía, pero solo una fracción de ella puede ser utilizada por la humanidad. (Datos recogidos por el  Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía, IDAE) .

 

Usos de la geotermia

La geotermia se puede aprovechar para producir electricidad o para usos térmicos en viviendas. Según explica el Ministerio de Industria en su web, dependiendo de si se trata de recursos de “alta o baja temperatura”, la geotermia podrán ser utilizada para uno u otro fin:

  • Recursos geotérmicos de alta temperatura. Los yacimientos de alta temperatura (superiores a los 100-150ºC) se aprovechan principalmente para la producción de electricidad.
  • Recursos geotérmicos de baja temperatura. Cuando la temperatura del yacimiento no es suficiente para producir energía eléctrica sus principales aplicaciones son térmicas (calefacción, agua caliente sanitaria…) en los sectores industrial, servicios y residencial.
    • En el caso de temperaturas por debajo de los 100 grados centígrados puede hacerse un aprovechamiento directo o a través de bomba de calor geotérmica (calefacción y refrigeración).
    • Cuando se trata  de  recursos  de  temperaturas muy bajas (por debajo de los 25 grados)  las posibilidades de uso están en la  climatización y  obtención de agua caliente.

 

Principales recursos geotérmicos y sus posibles usos. Fuente: GEOPLAT

Principales recursos geotérmicos y sus posibles usos. Fuente: GEOPLAT

 

Al tratarse de una energía renovable, no fósil, la geotermia tiene la gran ventaja de que no genera emisiones de gases de efecto invernadero causantes del cambio climático.

Una energía renovable en el hogar

Con los equipos adecuados, se puede incorporar con facilidad una energía renovable como la geotermia en nuestros hogares.

Según explica el IDAE en su Guía Práctica de la Energía,  España es un país con un alto nivel de radiación solar por lo que la temperatura del suelo a profundidades de más de 5 metros es relativamente alta: ronda los quince grados centígrados.

“A esas profundidades, los materiales geológicos permanecen a una temperatura estable, independientemente de la estación del año o de las condiciones meteorológicas. Esta estabilidad geotérmica es la que permite que en verano el subsuelo esté considerablemente más fresco que el ambiente exterior”, afirman los autores de la Guía.

Esta circunstancia provoca que, utilizando un sistema adecuado y una bomba de captación geotérmica se pueda transferir calor de esta fuente de 15 grados a otra de cincuenta y utilizar esta última para la calefacción doméstica y para obtener agua caliente sanitaria.

“Del mismo modo que en invierno la bomba geotérmica saca el calor de la Tierra, en verano se extrae mediante el mismo sistema de captación, transfiriéndolo al subsuelo y refrigerando así el edificio. En el caso de contar con piscina se puede aprovechar el calor sobrante para calentar el agua y alargar así la temporada de piscina”, explican.

Una de las ventajas  de la geotermia es que un sistema de climatización basado en esta energía renovable “es compatible con cualquier instalación de calefacción actual de baja temperatura  (suelo radiante o radiadores de baja temperatura) y en condiciones menos favorables en los sistemas más antiguos que utilizan radiadores con agua a muy alta temperatura”.

 

La geotermia en España

Según el Análisis del sector de la energía geotérmica en España 2015, elaborado por GEOPLAT (Plataforma Tecnológica Española de Geotermia), “actualmente existe una actividad relativamente baja en el mercado español de geotermia para generación de electricidad”.

Sin embargo, desde esta plataforma señalan los grandes beneficios que puede suponer impulsar esta energía renovable para generar energía eléctrica. “No requiere de la importación de combustibles fósiles para su funcionamiento, al contrario que las tecnologías predominantes en el mix actual. Por tanto, un aumento de la presencia de esta tecnología reduciría la dependencia energética exterior española y los costes asociados a ella”, aseveran.

En cuanto a la utilización de energía geotérmica para usos térmicos, afirman que es muy complicado de estimar el tamaño total del mercado geotérmico español al no existir un registro oficial de las mismas. Según entrevistas a empresas del sector y en base a cifras del Plan de Energías Renovables (PER) 2011-2020, GEOPLAT considera que la evolución del mercado español de la geotermia habrá crecido para el año 2030 (ver gráfico).

Estimaciones de GEOPLAT sobre la evolución del mercado geotérmico en España

El informe completo se puede consultar en la web de GEOPLAT