Según un estudio publicado recientemente por Certicalia, un 23,6% de los hogares españoles no tienen un sistema de calefacción instalado.

En la mayoría de los casos, cuando las temperaturas bajan, optan por utilizar aparatos de calefacción eléctrica (radiadores, estufas, calentadores etc.).

El problema este año es que el precio de la luz se ha incrementado, por lo que Certicalia calcula que los hogares españoles se gastarán de media 322,74 euros mensuales para calentar sus viviendas este invierno.

El estudio advierte además que, en las regiones más frías, se podrían llegar a pagar casi 500 euros al mes en invierno para mantener sus casas a buena temperatura.

 

Datos por regiones

Según datos de la Asociación Estatal de Meteorología (AEMET), las Comunidades Autónomas con temperaturas medias más bajas son:

Comunidad autónomaTemperatura media en invierno

Familias sin instalación de calefacción

Castilla y León3,4 °C9,8%
Aragón4,9 °C17%
Navarra5 °C7,1%
Castilla- La Mancha5,4 °C13,5%

 

El estudio realizado por Certicalia señala que “el coste de la luz se continúa disparando año tras año”, por lo que la calefacción eléctrica es el sistema más costoso. Sin embargo, “es también el más sencillo de instalar”.

 

¿Cómo ahorrar calefacción si tienes un sistema eléctrico?

Existen varios factores que pueden ayudar a consumir menos energía en invierno:

  1. Mejorar el aislamiento térmico

El aislamiento térmico es uno de los factores principales que influyen en el gasto de calefacción.  En invierno, las viviendas mal aisladas se caracterizan por enfriarse rápidamente.

En consecuencia, el gasto en calefacción aumenta ya que es necesario mantener la calefacción encendida más tiempo para compensar esas pérdidas de calor.

Mejorar el aislamiento térmico de carpinterías (ventanas y puertas), muros y de la cubierta contribuye a neutralizar estas pérdidas térmicas, por lo que se reduce el consumo energético necesario para calentar las viviendas. Y, además, aumenta el confort de sus ocupantes.

Se estima que, mejorar el aislamiento térmico puede reducir la demanda energética de los edificios hasta en un 50%.

 

  1. Adoptar hábitos energéticamente eficientes

La utilización que se realice del sistema de calefacción es otro de los aspectos imprescindibles a tener en cuenta para no derrochar energía.

Por eso, desde las instituciones lanzan campañas para que la ciudadanía tome consciencia del impacto que sus hábitos tienen en el consumo de energía.

 

Algunas de las recomendaciones más comunes que se suelen ofrecer a las personas para ahorrar calefacción son:

 

  • Ventilar a primera o a última hora de la mañana. Diez minutos es suficiente para renovar el aire de una habitación. Evitar abrir las ventanas en las horas en las que la calefacción está encendida es importante para no derrochar energía.

 

  • Apagar la calefacción al salir de casa por periodos prolongados. Si se dispone de un sistema que permite programar la calefacción, se puede estipular que el sistema se encienda poco antes de entrar en la vivienda, para que esta esté calefactada.

 

  • No encender la calefacción en estancias que permanecen vacías. Para que el frío no afecte al resto de estancias, se pueden cerrar las puertas de dichas estancias. De ese modo se conserva el calor sin emplear energía innecesaria en espacios que no están ocupados.

 

  • No programar una única temperatura en toda la vivienda. Cada habitación tiene unas necesidades térmicas específicas. Así por ejemplo, puede que la orientación de la vivienda provoque que existan unas viviendas más cálidas que otras.

 

  • No encender la calefacción a una temperatura excesiva. Por cada grado centígrado de más se consume hasta un 7% más de energía. En invierno, incluso en el interior de las viviendas, se recomienda usar ropa de manga larga para combatir la necesidad de subir en exceso la calefacción.

 

  1. Cambiar a un sistema de calefacción más eficiente

Cada año el precio de la energía asciende. Por eso, desde las Comunidades Autónomas se trata de incentivar el cambio o renovación de los sistemas de calefacción para volverlos más eficientes e, incluso, integrarlos con energías renovables para producir calefacción y agua caliente sanitaria.

¡En Remica somos especialistas en lograrlo!

Ofrecemos un servicio integral que permite cubrir cualquier necesidad de las instalaciones de calefacción central todo tipo de edificios, desde el diseño hasta el suministro de energía, pasando por mantenimiento, auditorías energéticas, reformas, lectura de contadores…

Para clientes particulares, ofrecemos suministro de energía al mejor precio.

¿Quieres conocernos mejor? Escríbenos a través de nuestro formulario de contacto o llámanos al 91 396 03 00.