La generación distribuida es un término que cada vez será más familiar en los países europeos, que actualmente trabajan para lograr el objetivo de una economía neutra en carbono para 2050.

 

¿Qué es la generación distribuida?

Existen varias definiciones de lo que es generación distribuida. Explicado brevemente, podría entenderse como una forma de generar energía eléctrica mediante muchas pequeñas fuentes de generación que se instalan cerca de los puntos de consumo.

No obstante, entre las definiciones más técnicas, la Distribution Power Coalition of América (DPCA) la define como “cualquier tecnología de generación a pequeña escala que proporciona electricidad en puntos más cercanos al consumidor que la generación centralizada y que se puede conectar directamente al consumidor o a la red de transporte o distribución”.

En cambio, la Agencia Internacional de la Energía (IEA), considera que la generación distribuida es la que se conecta a la red de distribución en baja tensión y se asocia a tecnologías como los motores, mini y microturbinas, pilas de combustible y energía solar fotovoltaica.

Generación distribuida y autoconsumo solar

El autoconsumo solar es, quizá, la forma de generación distribuida más cercana a las personas y familias.

Además tiene un enorme potencial en regiones como la Comunidad de Madrid, que es una de las regiones que más energía consume de todo el territorio nacional (a pesar de que apenas ocupa un 1,6 % del territorio español, consume más del 10 % de toda la energía que se utiliza en España).

En España el autoconsumo eléctrico  vivió un hito importante con la aprobación del Real Decreto 244/2019, que establece las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo de energía eléctrica y completa el marco regulatorio tras la derogación del “impuesto al sol”.

Esto beneficia tanto a los propietarios de viviendas, como a las empresas y negocios ya que podrán autoconsumir electricidad sin peajes ni cargos y además, si cumplen las condiciones reflejadas en el texto legal, también podrán convertirse en “productores” de electricidad.

¿Quieres beneficiarte de la generación distribuida y del autoconsumo? ¡Contacta con Remica!

Remica ha realizado proyectos de autoconsumo en obra nueva del sector residencial (60%), viviendas individuales (15%), viviendas colectivas (15%) y edificios industriales (10%). En la mayoría de los casos, los clientes optan por ser propietarios de la instalación y asumen el coste de inversión. En cuanto a la venta de energía, actúa como empresa de servicios energéticos con responsabilidad y beneficio participativo compartido con el cliente.

Remica dispone de la tarifa Eco Flexi Solar, con la que el cliente recibe energía de la red cuando su instalación de autoconsumo no produce energía suficiente. En cambio, cuando la producción energética es superior a la demanda, vierte el excedente al sistema. En cada factura se compensa al cliente el precio de la energía vertida a la red descontado ese importe del coste de la energía demandada del sistema.

Contacta con nosotros y te asesoraremos sin compromiso en el teléfono 91 396 03 03 o a través de este formulario.