En comunidades con instalación de calefacción central, en las que las salas de calderas ya tienen una cierta antigüedad, llega el momento de acometer renovaciones para mejorar el confort de los vecinos y terminar con el derroche energético.

Sin embargo, y a pesar de que una instalación de calefacción central más eficiente tiene múltiples ventajas, también puede generar  un gran debate. Por ello, en este artículo repasamos algunos de los principales argumentos en favor de una instalación de calefacción central eficiente.

Obtener más confort con menos energía

Si la instalación de calefacción central cuenta con una o varias calderas antiguas, generalmente de carbón o gasoil, que con el paso del tiempo se han vuelto ineficientes, no conviene esperar hasta el final de la vida útil de dichos equipos.

Se calcula que hasta el 60% de la factura energética de las comunidades de propietarios se destina a sufragar el gasto de calefacción, por ello todas aquellas medidas  que puedan tomarse para reducir dicha factura son beneficiosas.

Una de las más recomendables, en este tipo de instalaciones antiguas e ineficientes, es instalar calderas de condensación a gas natural, ya que obtienen un mejor rendimiento consumiendo hasta un 25% menos de combustible.

Pagar solo por la energía consumida

A pesar de que la sala de calderas sea comunitaria, existen dispositivos capaces de medir cuál es el consumo que se realiza por vivienda, algo que no sucede en la mayor parte de las antiguas instalaciones de calefacción central.

Gracias a  la colocación de repartidores de costes en los radiadores (si la instalación de calefacción central está distribuida en columnas)  o contadores individuales (si tiene forma de anillo)  cada vecino solo pagará la parte proporcional de calefacción que consuma.

Terminar con el despilfarro energético y disfrutar de más confort

En instalaciones de calefacción central antiguas, muchos vecinos no tienen la posibilidad de abrir o cerrar los radiadores en función de sus necesidades. Esto genera un derroche de energía, ya que la calefacción permanece encendida en viviendas vacías cuando sus ocupantes se ausentan por trabajo, vacaciones, etc.

Por ello, junto a la instalación de contadores o repartidores de costes, se recomienda la instalación de válvulas en los radiadores. Estos dispositivos son llaves capaces de regular el caudal de agua caliente que entra en el radiador (a más caudal más calor).

Las válvulas pueden ser manuales (si la regulación se hace de manera manual por el propio usuario) o  pueden ser válvulas con cabezal termostático (cuando la regulación se realiza de manera automática en función de la temperatura que el usuario desee alcanzar).

Gracias a estos dispositivos, se derrocha menos energía y aumenta el confort: los vecinos estarán a gusto en su hogar y podrán decidir de manera individual la temperatura que desean tener en cada estancia.

Las cifras así lo demuestran: Un estudio de la Universidad de Alcalá para la Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción (Aercca) certifica que se pueden conseguir ahorros de hasta un 25% en una instalación de calefacción central gracias a la utilización de repartidores de costes y válvulas termostáticas.

La instalación de calefacción central funcionará bien gracias a un buen servicio de mantenimiento

El mantenimiento de una instalación de calefacción central garantiza la seguridad y el correcto funcionamiento de la sala de calderas comunitarias. El Reglamento de Instalaciones Térmicas de Edificios (RITE) establece que el titular de la instalación, es el responsable de que se realice un correcto mantenimiento de la misma, aunque este mantenimiento debe ser realizado por una empresa mantenedora habilitada.

El mantenimiento es esencial para asegurar el óptimo rendimiento de las instalaciones.  No solo es importante realizar un mantenimiento preventivo, que asegure el buen funcionamiento de los equipos, sino también un mantenimiento correctivo, capaz de corregir cualquier incidencia que se pudiera producir.

Cuando buscamos un servicio de mantenimiento uno de los principales objetivos es evitar quebraderos de cabeza. Por ello, conviene decantarse por una empresa con experiencia y solvencia en el sector, que asegure a los vecinos la tranquilidad de que la instalación de calefacción central está en manos de verdaderos profesionales.

¿Quieres más información? Contacta con Remica Servicios Energéticos. ¡Te asesoramos en cualquier aspecto relativo a las instalaciones térmicas de tu edificio! Miles de clientes confían ya en nosotros. Teléfono 913 96 03 00. Email: remica@remica.es