La eficiencia energética ocupa millones de menciones en los medios de comunicación de todo el mundo. Este término hace referencia a la capacidad de hacer un menor consumo de energía, apoyándose tanto en la tecnología disponible, como en hábitos responsables.

Adoptar medidas de eficiencia energética, haciendo un uso racional de la energía, repercute positivamente en la competitividad de las empresas y la calidad de vida de las personas. 

Esto es posible porque se hace un uso más eficiente de los recursos energéticos sin disminuir las prestaciones de las que disfrutan las personas. Ya hay muchos ejemplos cotidianos que lo prueban.

Por ejemplo, pensemos en un frigorífico, uno de los electrodomésticos que más energía consumen en el hogar ya que funciona de manera constante. Cambiar un viejo frigorífico por uno energéticamente más eficiente permite que las personas puedan ahorrar en su factura de energía, obteniendo las mismas prestaciones para mantener refrigerados sus alimentos. En muchos casos, la inversión realizada se compensa con los ahorros energéticos logrados.

Lo mismo se puede aplicar a gran escala. Mejorar el aislamiento térmico de los edificios puede generar ahorros energéticos de hasta el 50%.

 

Eficiencia energética: una cuestión estratégica

Para la Unión Europea es fundamental mejorar la eficiencia energética de la edificación (sobre todo de viviendas) y del transporte ya que son los sectores que más energía consumen de la UE.

Solo de ese modo se reducirá la dependencia de los recursos energéticos del exterior. Una demanda energética que en la UE supera el 50% de la energía consumida.

 

Objetivos para 2020

El próximo año 2020 será decisivo para comprobar si los países de la UE han cumplido con los compromisos adquiridos para sacar adelante el Paquete de medidas sobre clima y energía hasta 2020.

Los objetivos fundamentales de este paquete de medidas son tres:

  • 20% de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (en relación con los niveles de 1990)
  • 20% de energías renovables en la UE
  • 20% de mejora de la eficiencia energética

Esas metas —establecidas por los dirigentes de la UE en 2007 e incorporadas a la legislación en 2009— también figuran entre los objetivos principales de la estrategia Europa 2020 para un crecimiento inteligente, sostenible e integrador.

 

¿Cumplirá España con los objetivos de eficiencia energética?

El pasado mes de abril, la Comisión Europea publicaba el Cuarto informe de progreso sobre la Unión de la Energía, donde se analiza la eficiencia energética, el avance de las renovables o la industria de las baterías eléctricas en la UE.

La UE, cuya economía creció un 58% entre 1990 y 2017, mientras que sus emisiones contaminantes se redujeron un 22%, tiene un objetivo general de reducir en 2020 sus emisiones contaminantes en un 20% respecto a los valores de 1990.

El informe que la CE publicaba en abril señalaba que se va por buen cambio, no obstante, también destacaba la necesidad de intensificar los esfuerzos, especialmente en eficiencia energética.

La razón es la siguiente: a pesar de que es verdad que se produjo una caída en el consumo energético entre 2014 y 2017, este consumo parece haber repuntado en los últimos dos años, lo que podría estar debido a una cierta recuperación económica.

No obstante, algunas voces, como la del comisario de Acción por el Clima y Energía de la Unión Europea, Miguel Arias Cañete, advirtió  el pasado mes de abril de 2019 que España y el resto de países de la UE no están siguiendo los objetivos 2020 en materia de eficiencia energética.

Destacó que el consumo de energía primaria en Europa aumentó un 0,9% en 2017 con respecto al año anterior y que el consumo de energía final fue del 1,1%, lo que está por encima de la trayectoria prevista para el año 2020.

 

Remica y su compromiso para mejorar en eficiencia energética

Grupo Remica es una compañía especializada en mejorar y potenciar la eficiencia energética de edificios. Logramos ahorros económicos y energéticos reales, disminuyendo el consumo de energía mediante la modernización y optimización de las instalaciones.

Siguiendo siempre los estándares de calidad, Remica y Remica Servicios Energéticos tienen la certificación ISO 9001 en Calidad,  la certificación ISO 14001 en Medio Ambiente, la certificación de Gestión Energética ISO 50001 y el certificado AENOR de Marca N de Servicios de medición y reparto de consumos en instalaciones centralizadas de calefacción y agua caliente sanitaria (ACS).

Recuerda que puedes contactar con Remica en el correo electrónico comercial@remica.es o en el número de teléfono 91 396 03 00