La CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) ha aprobado la Circular 3/2020, que  establece una nueva metodología para el cálculo de los costes de la electricidad.

O dicho de otro modo, el coste de las redes de transporte y distribución de energía eléctrica se repartirá entre los consumidores de un modo distinto del que se venía haciendo.

¡Sigue leyendo y te contamos cómo!

1. Cambiará el modelo actual

Actualmente, el reparto de costes se realiza teniendo en cuenta la potencia contratada y la energía consumida por los usuarios.

El coste de la factura de la luz corresponde a los siguientes conceptos:

  1. El término de energía: la electricidad que se consume mensualmente.
  2. El término de potencia: la potencia que se tiene contratada para poder tener encendidos todos los electrodomésticos y demás aparatos y luces
  3. El impuesto sobre la electricidad.
  4. El alquiler de equipos de medida (contadores).

Además,  los usuarios se acogen a una de estas dos modalidades de contratación:

  • Contrato con precio regulado por el gobierno (PVPC).
  • Contrato al libre mercado con precio libre fijado por la compañía eléctrica contratada.

 

2. Se incentivará el consumo en horas “valle”

El nuevo sistema recupera los costes de la red de transporte y distribución a través del término de potencia y reduce los costes de la energía consumida. Con ello se pretende fomentar la electrificación y desincentivar la demanda eléctrica punta.

  • Los cambios afectarán a gran parte de los consumidores domésticos (usuarios con una potencia contratada igual o inferior a 15 kW). Para ellos, el término de energía tendrá tres precios en función de las horas que se consuma:
  • Hora punta (cuando hay más demanda de energía)
  • Hora llana(cuando hay una demanda de energía media);
  • Hora valle (cuando hay menos demanda de energía).

Además podrán contratar diferentes potencias en distintos horarios, de manera que se podrá contratar una potencia superior sólo en determinadas horas del día.

  • Por otro lado, el resto de consumidores (de baja tensión mayor que 15 kW y alta tensión) pasarán a tener 6 períodos, tanto en el término de potencia como en el término de energía. En este caso, la estructura será más compleja y los precios de peaje (importe destinado a cubrir el coste de las redes de suministro) serán diferentes según la hora, el día y el mes.

 

 

3. ¿Qué horas se consideran horas punta?

Los cambios afectan tanto para a los clientes que están actualmente suscritos al precio regulado (PVPC) como a los usuarios suscritos a libre mercado.

Los horarios pasan a ser los siguientes:

  • Hora punta (la más cara): de 10.00 a 14.00 horas y de 18.00 a 22.00 horas.
  • Hora llana (más barata): de 08.00 a 10.00, De 14.00 a 18.00 y de 22.00 a 24.00 horas.
  • Hora valle (la más barata): entre las 00.00 y las 08.00 horas.

Los fines de semana y días festivos* todas las horas se considerarán  “horas valle”.

 

*6 de enero y días festivos de ámbito nacional, excluyendo los que no tienen fecha fija (p.ej Semana Santa)

 

 

 

4. Pros y contras

El nuevo modelo aprobado por la CNMC hace que contratar suministro de electricidad sea más complejo.

No obstante, ofrece la ventaja de pagar de manera ajustada a las necesidades reales del usuario y, así, poder ahorrar en la factura.

Un ejemplo: los clientes con vehículo eléctrico podrán contratar más potencia durante el horario nocturno, que es cuando realizan la recarga. Al coincidir con el horario valle, ahorrarán en su factura.

 

 

5. ¿Cuándo se aplicarán los cambios?

La aplicación de la Circular de la CNMC que establece estos cambios será efectiva cuando el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico publique los nuevos cargos que aplicarán en la factura. Hasta entonces, el sistema de facturación de energía eléctrica seguirá siendo como hasta ahora.

 

Fuentes: Energias-renovables.com; CNMC