Para disfrutar de la calefacción central en invierno, sin que se produzcan incidencias, es mejor aprovechar los meses de buen tiempo para realizar pequeños arreglos en la sala de calderas.

Hacer mejoras  con el sistema de calefacción apagado no supone una molestia para los vecinos. Sin embargo, si se realizan cuando las calderas están a pleno rendimiento, pueden producir pequeñas molestias o, incluso, interrumpir durante cierto tiempo el servicio de calefacción.

¿A quién solicitar presupuesto?

La comunidad de propietarios puede solicitar a cualquier profesional que analice el estado de la sala de calderas y que recomiende las mejoras oportunas. Sin embargo, lo más recomendable es consultar a la empresa mantenedora de la instalación.

¿Por qué? El mantenedor es quien visita regularmente la sala de calderas y es quien mejor conoce su estado, diseño y dimensionado.

También es, probablemente, quien tenga constancia de esos pequeños fallos y molestias que se han registrado durante la época de calefacción, que puedan ser síntoma de que algo no funciona como debería.

Lo que en ningún caso hay que hacer es ignorar esas señales que indican que algo podría fallar en la instalación, ya que pueden convertirse en un problema mayor con el paso del tiempo.

¿Qué mejoras necesitan las salas de calderas?

Algunas de las actuaciones más frecuentes en esta época son:

  • Instalar centralitas de regulación. Con frecuencia, las instalaciones necesitan actualizarse mediante la instalación de centralitas de regulación en aquellas salas de calderas que aún no las tienen.

 

  • Sustituir cuadros eléctricos que han quedado fuera de normativa, o adaptarlos a los avances tecnológicos a fin de que la instalación ofrezca más confort, ahorro y fiabilidad. Si la sustitución de cuadros eléctricos se realizara durante la temporada de calefacción, podría dejar sin servicio de calefacción al edificio durante un par de días.

 

  • Comprobar el estado de los quemadores. En las calderas más antiguas es posible que los quemadores, o las propias calderas, necesiten ser sustituidos por haber quedado obsoletos. Si la caldera es muy antigua, quizá sea el momento de solicitar presupuesto para que la comunidad de propietarios valore si económicamente compensa más cambiar a una caldera de condensación a gas que incluya un grupo térmico en lugar de cambiar el quemador.

 

Mejoras en las instalaciones de calefacción central por columnas

Las instalaciones de calefacción central por columnas son aquellas en la que las tuberías generales de distribución de las viviendas están configuradas por columnas verticales. Es decir, que los radiadores de todo el edificio se conectan de abajo a arriba, y no existe ninguna unión entre los distintos radiadores de cada vivienda.

Para evitar que una avería deje sin calefacción a todo el circuito, conviene aprovechar este periodo para instalar llaves de sectorización que permitan aislar esa columna del resto si se produce cualquier avería.

 

Mejoras en las viviendas: puesta a punto de los radiadores

Con el sistema de calefacción central parado es momento de arreglar los radiadores. Algunos de los problemas más comunes que presentan los radiadores pueden ser:

  • Están antiguos, o presentan alguna mancha de óxido o humedad. Si están obsoletos y no se pueden arreglar, la mejor solución es sustituirlos, siempre confiando en un profesional.
  • Carecen de detentor. Los detentores son válvulas que regulan la salida del agua del radiador y que normalmente se sitúan en uno de sus extremos inferiores. En algunas instalaciones se utilizan para equilibrarlas hidráulicamente. Pero la principal función del detentor es, junto con  la válvula de radiador, cerrar el paso de agua al radiador ante una rotura, trabajos de mantenimiento, sustitución, etc. de modo que se pueda trabajar o aislar ese radiador sin que eso perjudique al resto de la instalación.

¿Podemos ayudarte?

En Remica acumulamos más de tres décadas en la gestión y mantenimiento de salas de calderas y sistemas de calefacción comunitarios.

Pide presupuesto sin compromiso en el teléfono 91 396 03 00 o a través de este formulario.


Solicitar información