En la situación socio-económica en la que nos encontramos, tendemos a buscar todas las formas posibles de ahorrar y reducir nuestros costes. Sin embargo, en muchas ocasiones se presenta como una tarea complicada ¿Dónde recortar?

Como hemos visto en anteriores ocasiones, en los edificios de viviendas, la partida correspondiente al consumo de energía es una de las más importantes:

Los cambios de regulación y el constante aumento de los combustibles, conllevan un inevitable aumento del gasto energético en las Comunidades de Propietarios. Ante esta situación, los vecinos y los Administradores de Fincas, se encuentran con pocas soluciones y ninguna de ellas atractiva:

–          Subir el recibo de la comunidad
–          Recortar gastos de mantenimiento, empeorando el servicio y el deterioro de las instalaciones, que consumirán cada vez más
–          Reducir las horas de calefacción y, por tanto, el confort y bienestar de los usuarios.

En resumen, los usuarios gastan lo mismo o más, pero en condiciones mucho más precarias.

¿Cuál es la solución a esta situación? Sin duda, los servicios de Gestión Energética que ofrece una Empresa de Servicios Energéticos. Esta opción, ofrece diversas ventajas, entre las que podemos destacar:

–          MEJORA EN SEGURIDAD y CONFORT: ya que se modernizan las instalaciones y se adecuan a la normativa vigente. Se utilizan nuevas tecnologías, más eficientes y que permiten un mayor control. Además, en el caso de Remica Servicios Energéticos, el servicio al cliente es de 24 horas los 365 días del año.
–          AHORRO GARANTIZADO por contrato
–          COSTE CERO: sin derramas o gastos extraordinarios para llevar a cabo las medidas de mejora del ahorro y la eficiencia energética

Pero para todo ello, es necesario contar con empresas de solvencia demostrada, que no sólo aporten soluciones, sino que se responsabilicen de los resultados a largo plazo.

Más información: www.remica.es