Los repartidores de costes son unos aparatos de pequeño tamaño que se instalan en los radiadores. Su objetivo es medir la emisión de energía de cada radiador, para lograr así individualizar el consumo energético en instalaciones de calefacción central. De ese modo se puede obtener de cada una de las viviendas las cifras de consumo energético.

Los repartidores de coste se instalan en edificios con calefacción central en los que, por la estructura de su sistema de calefacción, no es técnicamente viable instalar contadores de energía.

En el Canal de Youtube de Remica hemos publicado varios vídeos para explicar qué son estos dispositivos y responder a algunas de las dudas más frecuentes que genera su instalación.

 

¿Por qué cada vez es más frecuente oír hablar de repartidores de costes?

El Ministerio de Energía, Industria y Agenda Digital hizo público el pasado mes de marzo de 2018 un Proyecto de Real Decreto por el que se regula la contabilización de consumos individuales en instalaciones térmicas de edificios, que todavía está pendiente de su aprobación definitiva  (a fecha de publicación de este artículo, 9 de julio de 2018).

Con ello, el Gobierno busca completar la transposición al sistema jurídico español del artículo 9 de la Directiva 2012/27/UE, que establecía que  el 1 de enero de 2017 los hogares debían de contar con contadores individuales de calefacción.

De aprobarse, se calcula que alrededor de 1,7 millones de hogares en nuestro país se verán afectados por esta medida.

¿Por qué se sugiere que, junto a los repartidores de coste se instalen válvulas termostáticas?

Los repartidores de costes miden el consumo de energía que se gasta, sin embargo, si no se instalan válvulas termostáticas en los radiadores los vecinos no tendrán la capacidad de regular la calefacción en función de las necesidades específicas de su vivienda.

Gracias a las válvulas termostáticas se puede, por ejemplo, cerrar los radiadores cuando la vivienda permanezca vacía por un largo periodo de tiempo. De ese modo se evita que se derroche energía al calefactar un espacio que esté vacío. Y, además, se ahorra en la factura energética ya que no pagarán por esa energía de la que nadie está disfrutando.

¿Qué ventajas tiene la individualización de calefacción central?

Según el Estudio sobre ahorros derivados de la contabilización individual de calefacción en España, realizado por la Universidad de Alcalá para AERCCA (Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción), la instalación de repartidores de costes de calefacción y válvulas termostáticas permite ahorrar una media de 24,7% de consumo de calefacción en las viviendas de edificios con calefacción central.

El informe confirma, asimismo, que entre las medidas orientadas a ahorrar energía en las instalaciones de calefacción centralizada, el uso de repartidores de costes y válvulas termostáticas es la más eficiente. Y que la adaptación de este tipo de medidas, además, contribuye a la reducción de los gases de efecto invernadero, disminuyendo una media de 61 toneladas de CO2 al año.

¿Por qué instalar repartidores de costes y no contadores de energía?

Instalar repartidores de coste o contadores no es una opción, esto depende de las características técnicas de la instalación de calefacción central.

Si la red de distribución de tuberías está estructurada “en anillo”,  para acometer el proceso de individualización de consumos se pueden instalar los contadores de energía para cada una de las viviendas. Sin embargo, si la instalación es “en columna”, será necesario instalar repartidores de coste en los radiadores.

 

Más información en el Canal de Youtube de Remica ¡Suscríbete y mantente al día de nuestras novedades!  https://www.youtube.com/user/remicaES


Solicitar información