Es imposible aprovechar todo el potencial del sistema de calefacción o climatización más avanzado del mercado si el aislamiento térmico del edificio es deficiente.

De hecho, las viviendas que están mal aisladas se distinguen por calentarse rápidamente en verano y enfriarse en invierno.

Esto provoca que, para alcanzar una temperatura de confort adecuada, las instalaciones funcionen con más intensidad para compensar esas pérdidas térmicas provocadas por un mal aislamiento.

¡Realizar mejoras en el edificio contribuye a mejorar el confort térmico y evitan que se desperdicie grandes volúmenes de energía!

 

¿Por qué el aislamiento es deficiente?

En España, los edificios con un aislamiento térmico más deficiente datan de las décadas de los sesenta y setenta. En estos años se produjo un boom de la construcción, pero no existía una normativa que regulase adecuadamente el aislamiento térmico de los edificios.

Tampoco hay que descuidar los edificios que se construyeron los años posteriores. Hay que tener en cuenta que la capacidad de aislamiento de un edificio no solo hace referencia a la fachada, sino  también a la cubierta (tejado) y a la carpintería (sobre todo ventanas metálicas obsoletas que tienen una gran pérdida de energía).

Actualmente, las últimas normativas europeas apuestan por la descarbonización del parqué de edificios y, precisamente, el aislamiento es una de las cuestiones que se tiene en cuenta para lograr que los inmuebles sean cada vez más sostenibles.

De hecho, la tendencia es evolucionar hacia edificios de viviendas de consumo de energía casi nulo, donde la  poca energía que se consuma provenga mayoritariamente de fuentes de energía renovables.

 

 

Razones para mejorar el aislamiento térmico de las viviendas

Mejorar el aislamiento térmico de las viviendas tiene múltiples beneficios, económicos, de confort y medioambientales.

 

Beneficios energéticos: Se ahorra en la factura de energía

Aunque comienza a extenderse la concienciación de los beneficios de mejorar la eficiencia energética de las viviendas, la mayoría de los propietarios aún se preocupan más por la inversión que conlleva mejorar el aislamiento térmico de su edificio.

¡No se tiene en cuenta lo que van a ahorrar, sino lo que van a gastar y esto es un gran error!

Mejorar el aislamiento térmico de un edificio puede generar ahorros energéticos de cerca del 50%.

 

Beneficios económicos: se revalorizan los inmuebles

En España ya es obligatorio que los pisos que se encuentran en venta o alquiler dispongan de un certificado de eficiencia energética que determine cuál es el nivel de eficiencia que tiene el inmueble.

¡Los edificios que mejoran su aislamiento térmico logran mejorar su calificación energética en, al menos, dos letras!

Los expertos auguran que cada vez va a tener más peso la calificación energética de edificios en la compra y alquiler de pisos, como ya sucede con otros bienes de consumo, como por ejemplo los electrodomésticos.

Y es que hay una gran diferencia entre las viviendas ‘ineficientes’, en las que, en total, los gastos de calefacción durante todo el invierno pueden ser de 1.200 euros, y aquellas viviendas de características similares pero energéticamente eficientes, en las que el gasto puede ser de 300.

 

Beneficios para las personas: aumenta la sensación de confort

Una vivienda aislada térmicamente contribuye al bienestar del usuario ayudando a mantener una temperatura de confort dentro de la vivienda, tanto en invierno como en verano.

Aislar térmicamente una vivienda consiste en lograr que sus elementos en contacto con el exterior aumenten su resistencia al paso de la temperatura exterior, lo que se consigue incorporando materiales aislantes en muros exteriores, cubiertas, suelos, tabiques y huecos.

 

Beneficios para el medio ambiente: se evitan las emisiones de gases contaminantes

Las calderas de gas, derivados de petróleo o carbón emiten gases en su combustión (especialmente dióxido de carbono). Incluso producir energía eléctrica, si no proviene de fuentes cien por cien renovables, lleva asociada emisiones de CO2.

Por eso, una casa bien aislada térmicamente contribuye a reducir el consumo de energía y, de ese modo, también evita la emisión de miles de toneladas de  gases de efecto invernadero.

 

¿Cómo mejorar el aislamiento térmico de una vivienda?

Para realizar un diagnóstico de cómo es el aislamiento térmico de tu vivienda, y mejorar la eficiencia energética del edificio, lo mejor es dejarse asesorar por profesionales experimentados en el sector.

¡Más de tres décadas de experiencia profesional avalan a Remica! ¿Podemos ayudarte? Llámanos al teléfono 91 396 03 00 o escríbenos a través de este formulario online y te asesoraremos sin compromiso.