Ha llegado la época de las altas temperaturas, por lo que la palabra calefacción a muchos se les olvida durante estos meses y en consecuencia su mantenimiento, pero Remica trabaja los 365 días del año y los mantenimientos son una parte muy importante del trabajo que realizamos.

Hace años la posibilidad de que se controlase una instalación sin la necesidad de que un técnico estuviese físicamente en la sala era prácticamente impensable, sin embargo hoy es una realidad. Los técnicos no solo acuden en caso de averías, su trabajo también consiste en mantener las instalaciones en buenas condiciones, es lo que se denomina mantenimiento preventivo. Gracias a este tipo de actuaciones se evitan ciertos problemas antes de que surjan.

En Remica, como empresa líder en eficiencia energética, lograr un mantenimiento preventivo óptimo es una prioridad. Sin embargo las averías pueden surgir, por lo que la organización debe estar prevenida para dar respuesta durante las 24 horas del día los 365 días del año.

Ante la pregunta sobre la telegestión muchas personas pueden pensar si cualquiera puede acceder a modificar los parámetros de la sala de calderas. La respuesta de Remica es que a medio plazo Remica contará con la digitalización  del acceso a telegestión para que los propios clientes puedan observar cómo funciona su sala de calderas y modificar la temperatura y los horarios gracias a un código de acceso personalizado. Esta opción se habilitará en el área de clientes, puesta en marcha dentro de la web corporativa de Remica.

¿Cómo se tratan las averías?

En Remica se categorizan las averías que se producen y se crean prioridades de intervención. Por ejemplo, cuando la avería genera una falta de servicio se atiende en 2-3 horas y se consideran de máxima prioridad. Por contrato se atienden todas las averías en 24 horas.

Otra de las ventajas de la telegestión es que las averías se detectan antes de que lleguen a afectar a los propios vecinos. ¿Cómo? Por ejemplo si un depósito de agua caliente tiene una acumulación de 1.000 litros y sufre una avería la vecina del piso tercero no será consciente hasta que el depósito se vacíe. Remica detecta la avería y la subsana antes de que esta vecina se vea afectada. Los clientes encuentras confianza y tranquilidad.

Desde el departamento del servicios de telegestión en Remica se pueden llevar a cabo, por ejemplo cambios en los puntos de consigna de las temperaturas; modificaciones de los horarios de funcionamiento; verificación del correcto funcionamiento de la instalación y seguimiento de la eficiencia y el confort ambiental.

¿Tiene telegestión mi instalación?

En ocasiones se asocia el concepto de telegestión a nueva tecnología y por lo tanto a instalaciones de obra nueva, sin embargo no tienen que ir de la mano. Remica incluye la telegestión en todos sus mantenimientos.

¿Cuáles son los requisitos para telegestionar una instalación?

Para poder telegestionar una instalación solo se precisa una centralita de control que sea telegestionable y una línea de comunicación digital (fija o móvil). Remica proporciona estos requisitos y cuenta con personal que trabaja frente a la pantalla de las instalaciones durante 24 horas los 365 días del año.

Contar con empresa como Remica es sinónimo de garantía y tranquilidad debido al mantenimiento y las inspecciones a las que se debe someter todas las instalaciones térmicas, nuevas o existentes, de todo edificio (no industrial) con generadores de calor y frío de potencia útil nominal superior a 70 kW.

La eficiencia energética de las instalaciones es inspeccionada de manera obligatoria por el Decreto 10/2014 en el que quedó aprobado el procedimiento para llevar a cabo las inspecciones de eficiencia energética de determinadas instalaciones en edificios.

Usos de la telegestión

Existen tres casos para los que la telegestión es una solución.

  • Telegestión para la prevención de averías.
  • Telegesión para cambiar los parámetros de la instalación.
  • Por último la telegestión concebida por Remica Servicios Energéticos, el departamento de Gestión Energética es el encargado de revisar si disminuye el rendimiento de la instalación y corregir una avería antes de que los vecinos se vean afectados.

Si necesitas más información puedes ponerte en contacto con Remica a través del correo electrónico remica@remica.es o llamando al número de teléfono 91 396 03 00.