El mes de junio de 2017 ha traído altas temperaturas a gran parte de la geografía española. Según la Agencia Estatal de Meteorología, AEMET, esta tendencia continuará a comienzos de verano*, por lo que, para alcanzar la temperatura de confort necesaria, en muchos hogares, oficinas, hoteles, etc. necesitarán encender sus sistemas de refrigeración.

Sin embargo, esta medida por sí misma no es la única que debe tener en cuenta la población, ya que en épocas de calor extremo es importante tener en cuenta a los grupos de población más vulnerables, como los bebés y niños de corta edad. Para prevenir problemas, ¿cómo regular la temperatura?

Temperatura de confort para recién nacidos y niños de pocos meses

Según explica la Asociación Española de Pediatría en su Guía práctica para padres, a los recién nacidos les cuesta regular la temperatura corporal. Por ello, sea verano o invierno, conviene abrigarlos, con prendas de manga larga, calcetines y un gorro en la cabeza.

Esta incapacidad para regular la temperatura corporal del recién nacido persistirá durante los primeros meses de vida de los bebés, por lo que  es importante que los padres estén atentos y eviten tanto la pérdida de calor como el calentamiento excesivo del niño.

  • En casa, la temperatura de confort recomendada en verano es de 24-25 grados centígrados. Es recomendable no superar los 12 grados de diferencia con el exterior.
  • A la hora del baño, la temperatura del agua debe rondar los 35 grados centígrados; algo que se puede comprobar con un termómetro diseñado para tal fin o introduciendo el codo en el agua.

¡Cuidado con el exceso de calor!

Es fundamental que los espacios donde estén los bebés dispongan de una temperatura de confort adecuada, en la que no haya exceso de calor. Y es que, debido precisamente a su incapacidad para regular al principio su temperatura corporal, si los bebés están demasiado abrigados o se mantienen en ambientes calurosos, pueden incluso llegar a tener fiebre.

Los médicos recomiendan, antes de ir al hospital, desabrigar al niño y tomar de nuevo la temperatura y acudir al pediatra solo en el caso de que la fiebre persista. En cambio, si baja la temperatura corporal, habrá que vigilar el estado del niño y estar pendientes de que no aumente de nuevo.

¿Se puede usar aire acondicionado en viviendas con bebés?

Una de las dudas frecuentes es si se puede utilizar el sistema de refrigeración cuando hay un bebé en casa.  Muchos expertos consideran que se puede utilizar, siempre que se cumplan una serie de requisitos:

  • Es fundamental no exponer al bebé a cambios bruscos de temperatura. Hay que tener en cuenta que, incluso en pleno verano, algunos edificios o transportes públicos el aire acondicionado está a una temperatura bastante más baja que la exterior. Para evitar que los cambios térmicos bruscos puedan perjudicar al bebé, conviene llevar ropa de abrigo para prevenir situaciones que pudieran afectar a su salud.
  • El sistema de refrigeración debe haber pasado un mantenimiento adecuado. Los filtros deben estar limpios para evitar que la suciedad y partículas de polvo se propaguen por el aire, perjudicando al niño. 
  • El aire frío no debe incidir directamente en el bebé. Para evitar resfriados y otras patologías, es mejor que el aire incida indirectamente y enfríe así la habitación.
  • Ventilar la habitación una vez al día. Contar con aire frío no es suficiente: al menos una vez al día hay que renovar el aire de la habitación en la que duerme el bebé.

 

Ventilación y una buena temperatura para el buen descanso

Para facilitar el descanso de bebés y niños hasta tres años, es fundamental que estos duerman en habitaciones bien ventiladas, en las que haya una temperatura de confort adecuada.

Las habitaciones deben estar aireadas, con una temperatura agradable (que no haga frío pero sin calor excesivo). Conviene utilizar la ropa del niño y la de cuna o cama que mejor se adapte a la estación en la que estemos.

 

Sobre Remica Servicios Energéticos

¿Quiere asegurarse de que su sistema de climatización funciona adecuadamente? Consulte con los expertos de Remica Servicios Energéticos. Teléfono: 91 396 03 00 / email: remica@remica.es

*A fecha de publicación de este artículo, 19 de junio de 2017, AEMET estimaba que en los meses de junio, julio y agosto de 2017 existe una alta probabilidad de que las temperaturas sean más elevadas de lo habitual, y que estas se encuentren en el tercil superior con respecto al periodo de referencia 1981-2010.