La calefacción es el principal gasto de los hogares españoles. Supone un 47% de la factura energética que pagan los ciudadanos. Le siguen los electrodomésticos (21,7%), el agua caliente sanitaria (18,9%), la cocina (7,4%) y la iluminación (4%).

Pequeños gestos contribuyen a ahorrar calefacción. Si quieres saber cómo ¡sigue leyendo!

Comprobar el aislamiento térmico de las habitaciones

Aunque una vivienda disponga del sistema de calefacción más avanzado, seguirá consumiendo más energía de la necesaria si no cuenta con un adecuado aislamiento térmico.

En nuestro país son muchos los edificios que cuentan con un escaso (o nulo) aislamiento térmico, por lo que es difícil que sus propietarios puedan ahorrar calefacción.

Los edificios con un aislamiento térmico más deficiente datan de las décadas de los sesenta y setenta, época en la que se produjo un boom de la construcción sin que ninguna normativa regulase cómo debía acometerse el aislamiento.

Además de los muros, otro punto a mejorar en cuanto aislamiento son las ventanas. El doble ventanal o doble cristal es la opción que mayor aislamiento proporciona.

También se puede mejorar el aislamiento térmico realizando pequeñas mejoras como, por ejemplo, instalando burletes en puertas y ventanas para evitar corrientes de aire.

 

Utilizar termostatos y cronotermostatos

Los cronotermostatos y los termostatos son dispositivos de regulación y control del sistema de calefacción.

Permiten alcanzar la temperatura de confort en el hogar sin que se produzca un derroche de energía.

  • El termostato impide que la temperatura suba o baje de lo que se haya prefijado. Para lograrlo, conecta o desconecta automáticamente la fuente de calor a la que está conectada.
  • El cronotermostato tiene una función similar aunque más avanzada ya que permite controlar la temperatura por horas y programar su puesta en marcha y apagado con gran precisión.

 

Evitar que algún objeto tape los radiadores

Para que puedan funcionar de manera óptima, los radiadores deben estar libres de obstáculos. No deben taparse con muebles, cortinas o cubre radiadores ya que, de ese modo, se dificulta la transmisión de calor.

 

Aprovechar el calor que transmite la luz solar para ahorrar calefacción

Subir las persianas y descorrer las cortinas por la mañana para que entre la luz no solo influye en una mejor iluminación, sino que también, la radiación solar contribuye a elevar la temperatura interior de las habitaciones.

Por la noche, en cambio, es mejor bajar las persianas para evitar en la medida de lo posible que penetre el frío exterior y así ahorrar calefacción.

 

No subir la temperatura más de lo necesario

Por cada grado centígrado de más, se consume entre un 7% y un 10% más de energía. Durante el día, se recomienda regular la calefacción a unos 21 grados centígrados.

Por la noche, según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), acostados y arropados en la cama no es necesaria la calefacción y una temperatura de 15 a 17 grados permite dormir de manera confortable.

 

Apagar la calefacción en las habitaciones que no se están utilizando

Sobre todo, es recomendable encender la calefacción en las estancias que se utilizan a diario, como por ejemplo el salón.

Sin embargo, se pueden apagar los radiadores de las habitaciones que estén vacías. Cerrando la puerta de estas, el calor se distribuye por el resto de las estancias en las que sí existe ocupación.

De igual modo, conviene recordar que no todas las estancias precisan de la misma temperatura.

Hay habitaciones, como por ejemplo la cocina, que cuentan con electrodomésticos que generan calor.

 

¿Qué recomendaciones sigues para ahorrar calefacción? ¡Compártelos en la sección de comentarios!

 

Para ahorrar en calefacción central ¡llama a Remica!

Grupo Remica nace en 1984 como empresa de instalación y mantenimiento de sistemas de calefacción, climatización y Agua Caliente Sanitaria. Desde sus inicios, Remica ha apostado por la innovación, siendo de las primeras empresas del sector en ofrecer a sus clientes un mantenimiento preventivo. En poco más de diez años, Remica se convierte en líder del sector instalaciones y mantenimiento de la Comunidad de Madrid.

En 1998, y de forma pionera en España, Remica comienza a desarrollar su actividad como Empresa de Servicios Energéticos, incrementando su apuesta por la eficiencia energética y ofreciendo a sus clientes la gestión integral de sus instalaciones.

¿Necesitas hacer un diagnóstico de tu instalación de calefacción central? ¿Quieres conocer cómo mejorar la eficiencia energética de tus instalaciones y ahorrar en calefacción?

¡Contacta con nuestros consultores energéticos! Teléfono 91 396 03 03. Email: comercial@remica.es