Ubicadas en los radiadores, las válvulas termostáticas permiten regular la temperatura que se desea alcanzar en una estancia. ¡Así funcionan!

¿Cómo son?

Las válvulas termostáticas  regulan el caudal de agua caliente que entra en el radiador. A más caudal, se emite más calor pero también se consume más energía.  Estas válvulas se componen de dos partes:

  • Válvula termostatizable, situada a la entrada del radiador.
  • Cabezal termostático. Elemento sensible al calor que abre, cierra o regula el caudal de agua en el radiador, en función de la diferencia entre la temperatura de la habitación y la temperatura que se desea alcanzar.

Infografía de válvulas termostáticas en radiador

Los cabezales de las válvulas pueden ser de diversos tipos:

  • Cabezales manuales. Son aquellos que permiten abrir o cerrar el radiador, igual que las válvulas de radiador normales. Sin embargo, se pueden sustituir por cabezales integrados o electrónicos.
  • Cabezales termostáticos con sensor integrado. Son aquellos que tienen unos números inscritos, cada uno de los cuales representa una temperatura. Estos cabezales ajustan el caudal de agua en los radiadores de modo que, cuando se alcanza la temperatura ambiente deseada, cierran la válvula, reduciendo el caudal de agua caliente que circula por el radiador. Instalarlo permite ahorrar hasta un 25% de energía.
  • Cabezal electrónico. Permite programar el horario y la temperatura de la habitación. El ajuste y la programación se realizan mediante un teclado sobre el propio cabezal. Existe la opción de instalar cabezales electrónicos con actuación a distancia que permiten programar la temperatura desde un smartphone o una tablet.

Instalación de válvulas termostáticas en viviendas con calefacción central

La normativa actual recomienda instalar válvulas con cabezales termostáticos en salones y dormitorios ¿cuál es la razón? Si se instalara este tipo de cabezales en todos los radiadores de un edificio de viviendas con calefacción central y se cerrasen todos a la vez la caldera se quedaría sin circulación, lo que generaría problemas de funcionamiento.

Sin embargo, lo que sí es necesario es cambiar las antiguas válvulas de los radiadores por válvulas termostatizables para poder realizar un equilibrado hidráulico en el edificio.

El equilibrado hidráulico  es un proceso que se realiza en instalaciones de calefacción central para lograr que todos los radiadores de una comunidad de vecinos calienten correctamente.  Gracias al equilibrado hidráulico se consigue una baja histéresis de funcionamiento, es decir, que la temperatura de cada habitación sea la que el usuario desea tener, ni más alta ni más baja.

Lo que algunos usuarios se preguntan es ¿qué pasaría si se decidiera mantener en los radiadores las válvulas antiguas y no cambiarlas por válvulas termostatizables?  Lo que sucedería en este caso -dejando, por ejemplo, las válvulas antiguas en radiadores pequeños- es que por ellos circularía más volumen de agua que por los radiadores de las habitaciones principales, como salón y dormitorios, de modo que funcionarían de forma defectuosa.

 

El papel de las bombas de caudal variable

La cantidad de agua caliente que debe suministrar una caldera varía en función del número de válvulas termostáticas que se encuentren abiertas en el edificio en cada momento. Por ello, con el fin de no enviar a los radiadores más agua caliente de la necesaria, y conseguir así el mayor ahorro de energía, es necesario disponer de sistemas de bombeo que sean capaces de modificar el caudal sin incrementar el consumo de energía.

Cuando en una instalación  de calefacción central se introducen válvulas con cabezal termostático, no se deben mantener como sistema de bombeo las bombas de velocidad constante, ya que pueden producir problemas de ruidos y vibraciones. En cambio, conviene instalar bombas de caudal variable de alta eficiencia energética. De ese modo, junto con una gestión adecuada de la instalación, se logra un funcionamiento óptimo, que proporciona una buena calidad de confort a los usuarios con un menor consumo energético ya que:

  • Los sistemas de bombas son responsables de un porcentaje elevado del consumo eléctrico.
  • Más del 60 por ciento de las bombas en servicio pueden ahorrar hasta un sesenta por ciento de la energía que consumen.

¿Tienes dudas sobre si en la instalación de la comunidad es factible instalar válvulas termostáticas? Contacta con profesionales acreditados. En Remica contamos con más de 30 años de experiencia en el sector. Puedes llamarnos al 91 396 03 00 o en el email remica@remica.es

Fuente: Guía para reducir el gasto en calefacción central manteniendo el confort (2016)