¿Cuál es la función de la válvula termostática de un radiador? Las válvulas termostáticas de los radiadores se usan para regular la temperatura de las habitaciones. Funcionan automáticamente y se componen de dos partes:

  • Válvula termostatizable: Su función es unir las tuberías de la instalación de calefacción con el radiador.
  • Cabezal termostático: Elemento sensible al calor que abre, cierra o regula el caudal del agua en el radiador en función de la diferencia entre la temperatura de la habitación y la temperatura de confort elegida por el usuario.

Los cabezales termostáticos pueden ser sencillos o de mando manual y modelos más sofisticados (cabezales integrados y cabezales electrónicos).

 

Condiciones que debe cumplir la válvula termostática del radiador

Todos los radiadores deben tener válvulas termostatizables. Sin embargo, se recomienda instalar cabezales termostáticos solo en salones y dormitorios ya que si se instalaran cabezales termostáticos en todos los radiadores del edificio y se cerrasen todos a la vez al alcanzar una buena temperatura, la caldera se quedaría sin circulación, lo que generaría problemas de funcionamiento.

 

Ventajas de instalar válvulas termostáticas

¿Las viejas válvulas de los radiadores funcionan mal o empiezan a tener fugas? Entonces quizá sea buen momento para pensar en instalar válvulas termostáticas en los radiadores.

Entre las principales ventajas de instalar una válvula termostática en cada radiador de la vivienda que así lo necesite destaca que:

  • En instalaciones de calefacción central el usuario tendrá la capacidad de regular la temperatura de su hogar (abriendo o cerrando los radiadores) en función de sus necesidades de confort.
  • De ese modo, no se produce un derroche energético ya que el usuario es capaz de regular la calefacción a la temperatura que necesita, cerrando las válvulas en habitaciones vacías o cuando se ausenta de su vivienda por un largo periodo de tiempo.

Se calcula que se puede ahorrar entre un 8 y un 13% de energía colocando válvulas termostáticas en radiadores o termostatos programables, ya que son además soluciones asequibles y fáciles de colocar (datos del IDAE).

¿Qué hacer si quiero cambiarlas?

Para cambiar las válvulas termostáticas es imprescindible contactar con profesionales cualificados, con experiencia demostrable. De ese modo se evitan problemas derivados de un mal funcionamiento de la instalación.

Personal cualificado

Si quiere renovar su instalación de calefacción, incluyendo radiadores y válvulas termostáticas, puede confiar en Grupo Remica. Más de treinta años dedicados al ahorro y la eficiencia energética y al mantenimiento de sistemas de climatización, calefacción y agua caliente sanitaria (ACS) nos avalan.

Consejos para cuidar tus válvulas termostáticas

Pero además de la atención que profesionales cualificados puedan ofrecerle, un correcto uso de la instalación es fundamental. Estos son algunos consejos que se recomienda seguir a los usuarios:

  • En caso de ausencias prolongadas durante el invierno es mejor ajustar la válvula en la posición antihielo (T).
  • Durante el verano (con el sistema desactivado) se recomienda ajustar la válvula en el número más alto.
  • Antes de abrir las ventanas es mejor cerrar la válvula: el aire frío que entra en el ambiente causa la activación inmediata del flujo de agua caliente y, por lo tanto, un inútil derroche de calor.
  • No cubrir el cabezal termostático, para asegurar su funcionamiento correcto.

 Las válvulas termostáticas y la reducción de consumo

Se calcula que, aproximadamente, por cada grado centígrado de más que se evita, se ahorra un 10% de energía. Así, por ejemplo, si los habitantes de una vivienda quieren disfrutar de una temperatura de 23 grados pero su sistema de calefacción es ineficiente y la temperatura se dispara a 25 grados, están desperdiciando un 20% de energía.

La función de las válvulas termostáticas es, precisamente, regular las temperaturas de las habitaciones hasta la temperatura de confort indicada por el usuario, evitando que se supere y terminando con el derroche de energía.

 ¿Cómo tengo que regular la válvula termostática?

El cabezal termostático dispone de una escala graduada de 1 hasta 5. Cada número se corresponde con una temperatura aproximada (ver tabla). Por ejemplo, si se seleccionara la posición 3, la temperatura sería de 21°C aproximadamente.

Posición llave              *          1               2               3               4               5
Temperatura             6°C      14°C        18°C        21°C          23°C         25°C

Las válvulas termostáticas permiten limitar la temperatura de una estancia frente a las consignas generales, siempre tomando como tope la temperatura media solicitada por la comunidad de vecinos y programada en la sala de calderas.

Pongamos un ejemplo. Supongamos que la temperatura de consigna común programada en una sala de calderas es de 24°C. En este supuesto ocurriría lo siguiente:

  • Posición 1: La válvula limita la temperatura de la habitación a 14°C
  • Posición 2: La válvula limita la temperatura de la habitación a 18°C
  • Posición 3: La válvula limita la temperatura de la habitación a 21°C
  • Posición 4: La válvula mantiene la temperatura de la habitación a 23°C
  • Posición 5: La válvula permanecerá abierta y alcanzará la temperatura que le permitan las ganancias de calor de soleamiento, electrodomésticos, etc. pero no necesariamente alcanzará los 25°C seleccionados.