El equipo Avintia Racing, al que patrocina Remica Servicios Energéticos esta temporada, está de enhorabuena ya que Héctor Barberá ha conseguido la séptima victoria en Open. El piloto ha dado una lección de superación durante la competición ya que después de la alegría de pasar directo a la Q2 con un excelente quinto tiempo y clasificarse décimo en los cronometrados, las cosas comenzaron a complicarse.

El piloto valenciano ha sufrido un incidente en el warm up con Pol Espargaró, que ha terminado con ambos pilotos por el suelo, Barberá ha sido sancionado con un punto en el carné, y al sumar cuatto, ha sido relegado a la última posición de la parrilla de salida. Pero el piloto del Avintia Racing no se ha desesperado, y tras replantear la carrera ha ido remontando posiciones hasta cruzar la meta en 13ª posición, lo que le ha permitido sumar su séptima victoria en la categoría Open. Una gran forma de cerrar el triplete de carreras en Japón, Malasia y Australia, donde ha recuperado los cinco puntos de desventaja con Loris Baz, y además ha sumado cinco más. En un par de semanas en Valencia, se decidirá el título Open.

“Estoy muy contento, terminamos la gira pisando el corralito en cinco de seis ocasiones y creo que en general hemos hecho un buen trabajo. Estamos luchando por ganar la categoría Open del Campeonato del Mundo de MotoGP y, aunque no tenga la misma repercusión, mis adversarios corren en igualdad de condiciones debido a la electrónica y muchos son campeones del mundo como Hayden, Elías o Di Meglio”, ha afirmado el piloto. “Creo que el equipo ha estado al 100%, hoy la carrera ha sido muy dura debido al calor, pero sobre todo porque esta mañana después de un incidente con Pol Espargaró me han mandado al último puesto de la parrilla. Cuando sales el último tienes que adelantar, lo que castiga mucho el neumático y cambia todo el planteamiento que teníamos saliendo décimos. Por eso creo que acabar decimotercero, después de hacer quinto en los libres y décimo en los cronometrados, es para estar satisfechos. Y la última, en casa donde tendré el apoyo de la afición para rematar este campeonato”.

Para Di Meglio la carrera ha ido mejor que los entrenamientos y ha podido luchar con varios pilotos hasta el final. Aunque el piloto francés no lo ha tenido fácil, ya que a mitad de carrera ha tenido problemas con la electrónica de su moto y no ha podido utilizarla durante varias vueltas.

“Antes de la carrera hemos cambiado muchas cosas y ha sido un riesgo porque hemos salido casi a ciegas. Pero al final nos ha salido bien la apuesta porque el feeling era muy bueno en la carrera. He hecho una salida normal y después he perdido un poco de tiempo cuando he pasado a Laverty, pero cuando he ido a regular la electrónica el display estaba en negro… En siete vueltas ha vuelto a funcionar, pero entonces había perdido mucho tiempo en el que no he podido trabajar con las estrategias electrónicas que tenía para la carrera. Después he recuperado a Miller y Hayden, pero al final he tenido un par de sustos y he preferido terminar la carrera. En general ha sido un buen fin de semana”, ha señalado Di Meglio.